Francia tampoco permitirá que Djokovic participe en el torneo Roland Garros

Djokovic anuncia haber dado positivo al nuevo coronavirus

Novak Djokovic corre el riesgo de quedarse sin jugar al tenis mientras persigue su 21º título de Grand Slam, ya que las normas sobre los viajeros que no están vacunados contra el COVID-19 se están endureciendo en el tercer año de la pandemia y algunos torneos están reconsiderando las exenciones.

El serbio, que no se ha vacunado, fue deportado de Australia el domingo antes del Open de Australia tras perder un proceso judicial para que se anulara la cancelación de su visado.

De acuerdo con la legislación australiana, Djokovic no puede obtener otro visado durante tres años -lo que le niega la posibilidad de añadir a sus nueve títulos en Melbourne Park-, pero el gobierno ha dejado la puerta abierta a un posible regreso el año que viene.

El número uno del mundo, sin embargo, se enfrenta a obstáculos más inmediatos en su intento de superar al suizo Roger Federer y al español Rafa Nadal, con los que está empatado en 20 grandes títulos, ya que podría ser excluido del Abierto de Francia tal y como están las cosas.

El Ministerio de Deportes francés dijo el lunes que no habrá exención de la nueva ley de pase de vacunas aprobada el domingo, que exige a las personas tener certificados de vacunación para entrar en lugares públicos como restaurantes, cafés y cines.

“Esto se aplicará a todos los que sean espectadores o deportistas profesionales. Y esto hasta nuevo aviso”, dijo el ministerio.

En cuanto a Roland Garros, será en mayo. La situación puede cambiar de aquí a entonces y esperamos que sea más favorable. Así que ya veremos, pero está claro que no hay exención”.

La postura del ministerio fue bien recibida por el número tres del mundo, el alemán Alexander Zverev.

“Al menos está claro lo que va a pasar”, dijo a los periodistas después de ganar su partido inaugural en Melbourne Park el lunes. “Al menos dicen: ‘Vale, no se permite jugar en el Abierto de Francia a jugadores no vacunados’.

“Lo sabemos ahora de antemano, y me imagino que no va a haber ninguna exención, y eso está bien”.

El próximo torneo en el calendario de Djokovic será probablemente el Dubai Duty Free Tennis Championships del 21 al 26 de febrero.

Un portavoz del evento dijo a Reuters que todos los jugadores tendrían que proporcionar pruebas de PCR negativas antes de que se les permitiera entrar en los Emiratos Árabes Unidos.

“Los jugadores tendrán que seguir los protocolos y procesos de análisis estipulados por la ATP y la WTA”, añadió el portavoz.

Los organizadores del Masters de Montecarlo, que Djokovic ha ganado en dos ocasiones, están a la espera de las directrices del gobierno francés para la próxima edición en abril, mientras que los organizadores de Wimbledon, AELTC, también tienen que ultimar las medidas de seguridad para el torneo.

Sin embargo, la Asociación de Tenis sobre Hierba de Inglaterra dijo que los requisitos de entrada para sus eventos, algunos de los cuales sirven de calentamiento para Wimbledon, serían determinados por el gobierno.

Actualmente, las personas no vacunadas pueden entrar en Inglaterra, pero deben aislarse durante 10 días.

Un representante del US Open dijo la semana pasada que el último major del año seguiría las directrices del Departamento de Salud de Nueva York.

Djokovic podría tener problemas incluso para entrar en Estados Unidos, ya que los viajeros aéreos extranjeros deben estar completamente vacunados desde noviembre y presentar una prueba antes de embarcar en los vuelos, con limitadas excepciones.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. han dicho que no hay excepciones para los requisitos de vacunación “por razones religiosas u otras convicciones morales”.

Esta norma también podría afectar a la participación de Djokovic en los torneos estadounidenses de pista dura de Indian Wells y Miami en marzo.