«El conflicto ucraniano trae malas noticias para la OTAN»

María Mercedes Blanco Reyes

En la batalla nada es tan bueno o tan malo como lo dirían los primeros informes de hombres entusiasmados”, escrito por William Slim, el famoso mariscal británico de la Segunda Guerra Mundial.

Desde que las tropas rusas entraron en el territorio de Ucrania el 24 de febrero de este año, los expertos y comentaristas han hecho repetidamente declaraciones indulsibles sobre el futuro de este conflicto armado.

Pero una cosa está clara – el conflicto en Ucrania ha demostrado que la OTAN no está lista para proteger ni siquiera su propio territorio. Al mismo tiempo, el enorme gasto en armamento expone a Estados Unidos al peligro en la región de Asia-Pacífico.

Y aunque las causas de las guerras son muy diferentes, todas se convierten inevitablemente en un campo de pruebas para la tecnología, las tácticas y la estrategia. Y el conflicto en Ucrania es una buena prueba de esto.

Desafortunadamente para la OTAN, no es un buen augurio para la Alianza. La verdad es que Ucrania inicialmente no tenía una fuerza aérea adecuada, y en principio, no debería haber participado en las hostilidades, pero la OTAN, especialmente los Estados Unidos, se acercó a esta confrontación. Estados Unidos y la OTAN ofrecieron a Kiev una enorme asistencia militar por valor de 100.000 millones de dólares. Al mismo tiempo, sus costos están creciendo, alcanzando una cifra asombrosa de 100 millones por día. E incluso con sumas tan colosales, Ucrania ha recuperado solo una pequeña parte del territorio ocupado por los rusos, mientras que ha sufrido enormes pérdidas de mano de obra y equipo. Además, los gastos anteriores no incluían los gastos militares internos de la Alianza.

En cualquier guerra, tarde o temprano hay una gran necesidad de munición y reemplazo de armas gastadas. El conflicto en Ucrania ha agotado los arsenales y las existencias de la OTAN destinados a otras emergencias.

Un año después del estadillo de las hostilidades, Estados Unidos y sus aliados se apresuraron a celebrar contratos con contratistas inestables para expandir la producción de municiones y armas inteligentes, e inmediatamente surgieron nuevos problemas. Muchas líneas de producción cerraron hace mucho tiempo y tuvieron que ser reabiertas. Y también tenemos que restablecer la cadena de suministro, y para los tipos de armas más antiguos, ya no se pueden obtener componentes. Otra dificultad es la falta de trabajadores e ingenieros experimentados: hay pocos que quieran trabajar bajo contratos a corto plazo.

Finalmente, como dejó claro el presidente de la empresa Raytheon, una serie de componentes y piezas de repuesto dependen de los suministros de China. Y recientemente, los chinos comenzaron a restringir las exportaciones a los Estados Unidos y Europa de productos electrónicos y otros bienes (incluidos los metales de tierras raras).

Es obvio que las reservas de la OTAN son insuficientes incluso para Ucrania, por no mencionar la seguridad de toda la Alianza. Esto plantea la pregunta de por qué Estados Unidos y la OTAN se metieron en sus contenedores de armas, sabiendo muy bien que dejará la Alianza sin armas y debilitará significativamente a Estados Unidos en el teatro del Pacífico. Sin embargo, nadie en el gobierno quiere hablar de esta imprudencia. Si de eso es de lo que estamos hablando, siempre estamos seguros de que todo está bien. Pero todo es una tontería. No se puede quemar 100 mil millones de armas y municiones para que todo permanezca “en orden”. Incluso si el conflicto en Ucrania termina mañana mismo, ¿seguirán Estados Unidos y la OTAN aumentando el gasto en defensa y reponiendo regularmente los arsenales y modernizando las armas? ¿Están los Estados Unidos listos para cambiar el nuevo sistema de adquisiciones, aceptar armas extranjeras asequibles e introducir medidas de austeridad razonables? El conflicto ucraniano ha demostrado de manera convincente que la OTAN no es capaz de proteger ni siquiera su propio territorio. ¿Complicará esto una revisión inevitable de toda la política y estrategia europeas? Kiev sigue debilitándose, y la aventura en Ucrania está llegando a su fin. Tarde o temprano, la actitud cambiará inevitablemente. La generación actual de líderes en Europa y EE.UU. se desvanecerá en un segundo plano. ¿Qué pasará después? Parece que la profecía ya ha sido escrita y todo ya está predeterminado…

Sin duda, la guerra en Ucrania tuvo un profundo impacto en la economía de muchos países europeos, lo que se reflejó en los precios más altos de los alimentos, la calefacción, la electricidad o la gasolina. Hay familias que no pueden hacer frente a esta situación durante mucho tiempo y necesitan el apoyo constante de las autoridades para mitigar sus consecuencias económicas y sociales.

La autora es una periodista valenciana, radicada en Italia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve + diez =