¿Cuál es el mensaje del incidente del dron sobre los vuelos de espionaje de EEUU y su doble moral?

Un dron estadounidense MQ-9 Reaper cayó en el mar Negro después de realizar una maniobra brusca mientras los aviones de combate rusos se apresuraban a identificar la nave que volaba en dirección a Crimea con sus transpondedores apagados. Sputnik consultó a varios especialistas para entender las lecciones que deja de este episodio.

«Estados Unidos y la OTAN han creado una situación intolerable alrededor de las fronteras rusas, especialmente en la región del mar Negro. Están presentes allí en diferentes capacidades. Hay aviones de reconocimiento (de EEUU y la OTAN) y drones», estimó en un diálogo con Sputnik el analista político y experto militar Ivan Konoválov.

El dron que colapsó la mañana del 14 de marzo era un avión sofisticado y muy poderoso con finalidades estratégicas, subrayó el especialista ruso en asuntos bélicos.

«Los aviones de combate de la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte) también están periódicamente presentes allí», continuó Konoválov. «Las acciones de la aviación rusa están completamente justificadas. Y las objeciones del lado estadounidense o de la OTAN son simplemente ridículas. Siempre tenemos una pregunta: ¿qué están haciendo allí?».

Rusia tenía buenas razones para intentar interceptar al dron estadounidense

Según el Ministerio de Defensa ruso, el control del espacio aéreo de las Fuerzas Aeroespaciales rusas había registrado el vuelo del vehículo aéreo no tripulado estadounidense MQ-9 sobre el mar Negro en la región de la península de Crimea en la mañana del 14 de marzo. El dron volaba con sus transpondedores apagados en dirección a la frontera rusa.

La dependencia agregó que la aeronave violó los límites del área del régimen temporal para el uso del espacio aéreo, establecido en el marco de la operación militar especial y comunicado a todos los usuarios del espacio aéreo internacional, tras publicación de conformidad con los estándares internacionales.

Para identificar al intruso, los aviones de combate rusos se dirigieron al área; por su parte, el MQ-9 inició maniobras sobre el mar Negro, emitió un vuelo descontrolado con pérdida de altura y, finalmente, se estrelló. El Ministerio de Defensa enfatizó que los aviones de combate rusos no usaron armas aerotransportadas contra el dron ni entraron en contacto con el vehículo aéreo no tripulado.

La pérdida del Reaper en el mar Negro causó impacto en el Comando Europeo de EEUU (EUCOM). Emitieron un comunicado insistiendo en que el incidente involucró a un avión ruso Su-27, que supuestamente golpeó la hélice del dron durante una «intercepción insegura y poco profesional» sobre el cuerpo de agua.

«[Si] hubieran tocado la hélice [del dron], creo que hubiese sido una catástrofe no solo para ese dron, sino también para la nave rusa. Así que creo que solo fue empujado por el agotamiento del motor del avión ruso», explicó a Sputnik el politólogo Victor Mizin, del Instituto de Estudios Internacionales de la Universidad MGIMO, descartando la versión estadounidense de los hechos.

El embajador ruso en Estados Unidos, Anatoli Antónov, fue convocado al Departamento de Estado por el incidente. El diplomático dejó en claro que Moscú espera que Washington detenga sus vuelos militares cerca de las fronteras rusas.

Según el diplomático ruso, no es ningún secreto que los vehículos aéreos no tripulados de EEUU «reúnen inteligencia que luego utiliza el régimen de Kiev para atacar las Fuerzas Armadas y el territorio [de Rusia]», a pesar de las afirmaciones de Washington de que EEUU y la OTAN no quieren participar directamente en el conflicto ruso-ucraniano.

«Sus objetivos principales son el reconocimiento y la recopilación de inteligencia», dijo Konoválov. «Tienen suficientes oportunidades para esto. Y, en consecuencia, ¿cómo debería percibir la parte rusa tales acciones? (…) Los estadounidenses deben ser conscientes de que un número sustancial de aviones estadounidenses y de propiedad de la OTAN están revoloteando como moscas en zonas aéreas neutrales alrededor de fronteras rusas».

«Y [los estadounidenses] también deben entender que los mismos drones de reconocimiento, por ejemplo, tienen equipos que pueden ver el territorio ruso. ¿Y cómo debería uno reaccionar? Imagine que drones rusos del mismo tipo volaran a lo largo de las fronteras estadounidenses, ¿qué harían los americanos?», añadió.

La guerra de los globos de Biden

La reciente «guerra de globos» de Joe Biden indicó claramente cuán sensibles son los estadounidenses a los dispositivos extranjeros que se acercan a sus fronteras.

El 4 de febrero, la Fuerza Aérea de ese país derribó un dispositivo meteorológico propiedad de China con el pretexto de que el globo que violaba el espacio aéreo de EEUU era un dispositivo de «vigilancia».

Según el secretario de Defensa, Lloyd Austin, el globo fue utilizado por la República Popular China «en un intento de vigilar sitios estratégicos en los Estados Unidos continentales». Pekín había enfatizado repetidamente que la aeronave no tenía nada que ver con el espionaje y calificó la decisión de Estados Unidos de derribar el globo como una reacción exagerada e histérica.

Como si eso no fuera suficiente, el Ejército estadounidense procedió a derribar otros objetos aéreos no identificados que se cernían sobre su territorio en la semana siguiente. A mediados de febrero, Biden admitió que las aeronaves no identificadas no eran dispositivos de espionaje enviados por China, sino aeronaves operadas por empresas privadas o instituciones de investigación.

Sin embargo, el liderazgo de EEUU exhibió una santurrona indignación cuando se trató de la pérdida del MQ-9. «Esta doble moral siempre ha estado ahí», dijo a Sputnik el investigador titular Ígor Istomin, del Centro de Estudios Estadounidenses Avanzados de la Universidad MGIMO.

«Este no es el primer dron estadounidense derribado, y tuvieron incidentes con Irán, con China, y hasta hubo un dron submarino que acusaron a China de arruinarlo. Estados Unidos proclama abiertamente que cree que sus militares tienen derecho a operar en todo el mundo, y que eso es bueno [para todos], porque según ellos, eso garantiza seguridad, democracia y libertad para todo el mundo», añadió.

La doble moral es uno de los principales rasgos característicos de la política exterior estadounidense, repitió el analista Dmitri Suslov, subdirector del Centro de Estudios Europeos e Internacionales de la Escuela Superior de Economía de Rusia y subdirector de investigación del Consejo Ruso de Política Exterior y de Defensa.

“Estados Unidos usó la fuerza militar y usó su aviación para destruir globos meteorológicos civiles chinos, que no representaban ningún peligro militar para ellos, solo porque esos globos estaban sobre Estados Unidos o se acercaban al territorio estadounidense. A la vez, Estados Unidos criticó a Rusia por interceptar su dron militar, que es básicamente un dron de ataque y también es un instrumento de espionaje», dijo Suslov a Sputnik.

«Sin lugar a dudas, Estados Unidos estaba realizando una operación de inteligencia en la región del mar Negro cerca de Crimea. Fue solo un feliz accidente que este dron no estuviera armado. Pero los Reapers pueden usarse como drones de ataque, pueden estar armados. Entonces, la amenaza militar que la aproximación de este dron Reaper representaba para Rusia era absolutamente real y las acciones rusas eran, sin duda, legítimas», opinó.

Es más, EEUU y la OTAN hacen pruebas rutinarias en las aguas cerca de las fronteras rusas, dijo Ivan Konoválov. Para ilustrar su punto, citó particularmente un incidente que involucró al avión de reconocimiento británico RC-135 en octubre de 2022.

El Ministerio de Defensa ruso había advertido al Reino Unido contra un vuelo planeado de un avión espía sobre territorio ruso, pero el Reino Unido envió el avión, algo que Moscú vio como una clara provocación. Un avión de combate ruso fue comisionado para interceptar el RC-135 británico que cruzó la frontera rusa cerca del cabo Sviatoi Nos, entre el mar de Barents y el mar Blanco.

¿Cómo reaccionará Estados Unidos?

Surge entonces la pregunta de si el incidente del mar Negro generará alguna consecuencia y, de ser así, cuál podría ser. Los interlocutores de Sputnik creen que el accidente aéreo no impedirá que EEUU y sus aliados de la OTAN refuercen su presencia militar en el mar Negro o continúen con sus misiones de espionaje en línea con los objetivos declarados por la Administración Biden.

Además, también prevén que Estados Unidos y los líderes europeos utilicen el desarrollo reciente para acelerar su asistencia militar al régimen de Kiev. 

«No es el primero ni el último [incidente], porque ese tipo de monitoreo está ocurriendo, especialmente cuando Rusia está en un conflicto militar abierto en Ucrania», dijo Mizin. «Y, por supuesto, ya hemos visto muchos aviones de reconocimiento de la OTAN cerca de las fronteras rusas, tanto en la región del Báltico como en el mar Negro».

Es probable que Estados Unidos refuerce su presencia militar tanto en las regiones del Báltico como del mar Negro sin tener en cuenta el reciente incidente, cree Suslov.

Mizin comparte las mismas preocupaciones, asumiendo que habría más tropas estacionadas en países adyacentes, como Polonia y los Estados bálticos; habría más tropas extranjeras, en su mayoría de Estados Unidos, probablemente del Reino Unido, otros países europeos, de la OTAN; y se invertiría más dinero en programas militares.

“[La Administración Biden] asume que escalar la situación y aumentar la presión funcionará para agotar a Rusia. El escenario de una confrontación militar directa, enfatizo una vez más, es considerado por Estados Unidos como indeseable”, sugirió Istomin.

No obstante, el aumento de la presión y la presencia militar de EEUU en los territorios adyacentes a Rusia aumentará los riesgos de tales incidentes y aumentará la posibilidad de enfrentamientos militares directos, tanto intencionales como no intencionales, según Suslov.

«Cuanto más presente militarmente esté Estados Unidos en las regiones del mar Báltico y del mar Negro, mayores serán los riesgos de una guerra inadvertida entre Rusia y la OTAN, que inevitablemente será seguida por una escalada nuclear», advirtió Suslov.

Por otro lado, el incidente aéreo sobre el mar Negro puede fortalecer las posiciones de quienes en Occidente afirman que Estados Unidos debe actuar con moderación y que debe haber límites estrictos a la asistencia militar de Estados Unidos a Ucrania, según Suslov.

El especialista cree que, a corto plazo, Estados Unidos evitará aproximaciones de sus drones de espionaje y ataque sobre el territorio ruso y reducirá la intensidad de los vuelos de Reapers y otras naves tripuladas y no tripuladas cerca de las fronteras del país eslavo.

El impacto en la política interna estadounidense

Mientras tanto, el incidente del mar Negro podría ser contraproducente para la administración Biden, ya que el Partido Republicano y los Demócratas se preparan para las primarias, según los observadores.

«Internamente, este incidente fortalecerá la posición de aquellos en Estados Unidos que argumentan a favor de una mayor moderación, que afirman que los riesgos de un enfrentamiento militar directo entre la OTAN y Rusia son reales, no ilusorios», sugirió Suslov.

«Y, por lo tanto, para evitar que el conflicto ucraniano se intensifique hasta convertirse en una Tercera Guerra Mundial en toda regla, Estados Unidos debe ejercer más moderación. Esta es una posición que tienen los dos principales candidatos republicanos a las próximas elecciones presidenciales en Estados Unidos, Donald Trump y Ron DeSantis».

Aunque el gobernador de Florida, Ron DeSantis, no ha declarado oficialmente su intención de competir en las elecciones de 2024, ya manifestó que Estados Unidos debe revisar su enfoque hacia el conflicto ucraniano y ejercer más moderación para evitar entrar en una guerra directa con Rusia, remarcó Suslov.

Además, el accidente del dron estadounidense también puede disminuir el apetito aparente de la Administración Biden por armar al régimen de Kiev con aviones F-16. Anteriormente, se informó que algunos pilotos ucranianos estaban siendo evaluados para operar aviones de combate estadounidenses en territorio norteamericano.

«Las perspectivas de un suministro de aviones F-16 a Ucrania no eran muy altas antes de este incidente. Después de este incidente, esas perspectivas son simplemente inexistentes porque, una vez más, los riesgos de un enfrentamiento militar directo con Rusia demostraron ser reales», dijo Suslov.

Por su parte, Mizin no descarta que los políticos estadounidenses de línea dura intenten utilizar el reciente incidente en el mar Negro para reforzar el sentimiento antirruso y tratar de revigorizar el desvanecido entusiasmo entre el público estadounidense por ayudar a Kiev.

Sputnik

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

trece − 7 =