Ataque infinite mint afecta funcionamiento blockchain

La tecnología blockchain en sí misma es muy segura, pero puede ser vulnerada a partir de otros servicios o desarrollos que utilizan blockchain. Eso según la compañía ESE que explica que en el ataque infinite mint, los atacantes aprovechan una vulnerabilidad en el protocolo que les permite alterar el funcionamiento de la blockchain.

Este tipo de actividad maliciosa ocurre cuando un atacante crea (mintea) una gran cantidad de tokens dentro de un protocolo. Luego, procede a volcar todos los tokens acuñados en el mercado provocando que su precio caiga.

Generalmente, este proceso se realiza en poco tiempo, por lo que una vez que los tokens adquieren un valor menor, pueden ser adquiridos por los atacantes a un precio mucho menor a su valor real, es decir, el valor del criptoactivo antes de su degradación. También puede ocurrir que el atacante intente intercambiar los tokens minteados por otros antes de que el mercado reaccione y llevarse una buena suma de dinero.

“Para comprender este tipo de ataques primero es importante identificar la tecnología blockchain. El proceso de tokenización hace referencia a la representación de un activo u objeto real como una expresión de datos únicos. Tokenizar implica transformar de forma única e inmutable cada una de las propiedades de un objeto, para tener una representación digital del mismo en la blockchain.

Por lo tanto, un token es un objeto que representa algún valor, como una criptomoneda, un NFT, obras de arte, videojuegos, piezas coleccionables o cualquier otro elemento que pueda adquirir un valor único e inmutable en la cadena de bloques”, comenta Camilo Gutiérrez Amaya, jefe del Laboratorio de Investigación de ESET Latinoamérica.

Los sistemas blockchain, según ESET, son vulnerables a este tipo de ataque principalmente debido a fallas de seguridad asociadas a la implementación que permiten a los atacantes explotar errores y otras vulnerabilidades en el código.

Un ejemplo de esto, es el ataque en 2020 a Cover Protocol, una plataforma que ofrece cobertura de riesgo para contratos inteligentes, en el cual los atacantes explotaron vulnerabilidades que les permitieron obtener recompensas no autorizadas del protocolo.

A través de este ataque fue posible generar una cifra exorbitante de tokens COVER (alrededor de 40 trillones), lo que provocó que el precio del token perdiera alrededor del 97% de su valor. Luego el atacante los intercambió por otros criptoactivos por un valor de $5 millones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 + 10 =