Le Figaro: el Ártico corre el riesgo de convertirse en el próximo escenario de tensiones geopolíticas

Ino TV

El calentamiento global y el deshielo, que abre rutas marítimas a través del Ártico, amenazan con convertir la región en el escenario del próximo enfrentamiento entre las grandes potencias, escribe Le Figaro. En este sentido, los territorios canadienses en el Ártico se encuentran en la posición más vulnerable debido a la falta de fondos de Ottawa para protegerlos, señala el diario.

Durante décadas, el Ártico ha sido un refugio seguro lejos de las tensiones geopolíticas, pero la entrada de las tropas rusas en Ucrania lo cambió todo y aumentó los temores de un posible conflicto por los territorios polares, escribe Le Figaro.

“La ruta más corta que pueden tomar los misiles o bombarderos rusos hacia América del Norte es a través del Polo Norte, lo que hace que el Comando de Defensa Aeroespacial de América del Norte tenga un papel crucial”, dijo el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, al periódico canadiense The Globe and Mail durante una visita de tres días al Ártico canadiense a finales de agosto.

Como señala el periódico, una señal de la creciente tensión en la región fue la invitación de Ottawa a los ejercicios militares en Nunavut de las armadas de Dinamarca, Francia, Gran Bretaña y Estados Unidos. A pesar de que tales ejercicios se llevan a cabo desde 2007, hasta 2020 no contaron con la participación de las fuerzas de la OTAN, además, el evento adquiere un nuevo significado en el contexto del conflicto en Ucrania, escribe el diario.

Sin embargo, a diferencia del secretario general de la OTAN y varios expertos internacionales, los expertos canadienses no creen en una guerra en el Extremo Norte, informa Le Figaro. Según los expertos, esta región es demasiado dura. Al mismo tiempo, Ottawa cree que esta parte del Ártico se mantendrá al margen del conflicto, ya que le pertenece. Por otra parte, la mayoría de los países consideran que el Paso del Noroeste en cuestión forma parte de aguas internacionales.

Según el periódico, la principal amenaza para el Ártico es el cambio climático. Según un estudio noruego publicado en Earth & Environment Communications en agosto, “Durante los últimos 43 años, el Ártico se ha calentado casi cuatro veces más rápido que todo el mundo”. En un futuro cercano, el Pasaje del Noroeste puede estar libre de hielo durante varios meses al año, lo que resultará en un aumento en el transporte marítimo, especialmente en el tráfico militar. Canadá ya se enfrenta al hecho de que el número de visitas rusas a su espacio aéreo y marítimo está aumentando, y el país no tiene medios para contrarrestarlas, señala el periódico. Además, a fines de julio, Vladimir Putin anunció el fortalecimiento de la flota en el Ártico ruso.

Jens Stoltenberg recordó que Rusia “creó un nuevo comando en el Ártico, reabriendo cientos de antiguas bases militares de la era soviética o construyendo nuevas, incluidos aeródromos y puertos de aguas profundas “. Además, Moscú, según él, “ equipó su flota del norte con sistemas de misiles hipersónicos Zirkon”. Sin embargo, Rusia no es la única amenaza para los intereses occidentales en el Ártico, advierte Le Figaro.

China, por ejemplo, ha posicionado a su país como “casi un estado ártico” y como una “parte interesada importante en los asuntos árticos” desde la publicación en 2018 de una doctrina llamada Política ártica de China. Beijing ha estado fortaleciendo su presencia en el Alto Norte desde la década de 2000. Además de las expediciones, cuyo propósito es tanto científico como militar, los chinos están mostrando un interés creciente en esta región rica en recursos como parte de la Ruta de la Seda Polar.

Se cree que el Ártico contiene el 15% de las reservas mundiales de petróleo no descubiertas hasta ahora y el 30% de las reservas de gas. Al mismo tiempo, China ya adquirió minas en Nunavut, y en 2020 intentó adquirir un territorio con una longitud de 1.100 km con infraestructura portuaria y un aeródromo en el Ártico canadiense. El Imperio Celestial incluso ingresó al Consejo Ártico como observador a cambio de préstamos otorgados a Islandia, que quebró después de la crisis financiera de 2008. Según el periódico, se trata de una verdadera “estrategia depredadora”. Esto es especialmente cierto en Groenlandia, donde Beijing intentó comprar la antigua base estadounidense.   

Entre otras cosas, Moscú tiene una ventaja militar en las regiones árticas, a pesar de la fuerte presencia de los estadounidenses en esta región, escribe el periódico. Aunque Washington y Ottawa pueden mover tropas rápidamente al extremo norte de Canadá desde las bases al sur, sus soldados no están preparados para el clima polar. Además, el monitoreo del Ártico canadiense se lleva a cabo actualmente utilizando el Sistema de Alerta del Norte, estaciones de radar que tienen más de 50 años.

La inversión militar en el Ártico no es una prioridad para EE. UU., y mucho menos para Canadá. Algunos expertos en defensa canadienses, por ejemplo, dicen que con el derretimiento del hielo en curso, no hay necesidad de un rompehielos de propulsión nuclear, y depositan todas sus esperanzas en los aliados. Casi todos los gobiernos canadienses han mostrado poco interés por los asuntos militares en las últimas décadas.

La capitana Eleanor Sloan, profesora de relaciones internacionales en la Universidad de Carleton en Ottawa, asegura que “la capacidad de Canadá para monitorear y controlar su región ártica es muy limitada y en ese sentido es un punto débil”. Hace unos años, solo 1.400 Inuit Rangers, armados con rifles Lee-Enfield de 1903, vigilaban los territorios árticos.

Si bien Canadá acordó en 2014 aumentar su gasto en defensa al 2 % del PIB, un informe de la OTAN publicado en junio mostró que el gasto en realidad había caído del 1,42 % en 2020 al 1,32 % en 2021 y se espera que baje al 1,27 % en 2022. Como recuerda Le Figaro, los británicos, estadounidenses y australianos consideraban que el ejército canadiense no era lo suficientemente confiable como para unirse al Pacto AUKUS India-Pacífico en 2021.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

20 − 15 =