Seis remedios naturales que combaten la tos

Coronavirus: por qué en el futuro deberíamos tratar la covid-19 como el norovirus y no como la gripe

La tos es un mecanismo de defensa del cuerpo para eliminar de las vías respiratorias agentes extraños. Si la tos se vuelve molesta, te sugerimos remedios caseros para aliviarla.

Comienzan los días más frescos y la tos aparece sin que la llamemos. Las causas más frecuentes son la gripe y el resfriado que irritan las vías respiratorias superiores y producen mucosidad que se debe expulsar de alguna manera.

De hecho, la tos es un mecanismo de defensa importante del cuerpo.

Pero, si la tos se vuelve muy molesta, te ofrecemos algunos remedios caseros para aliviarla.

La tos suele ser molesta, especialmente si es intensa. Sin embargo, deberíamos estar agradecidos por este síntoma. ¿Por qué?

Básicamente, porque la tos es un mecanismo que usa el cuerpo para limpiar las vías respiratorias. Es decir, que la tos ayuda a eliminar la “suciedad” de las vías respiratorias. Así lo afirma este estudio de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.

Algunas toses son secas, mientras que otras son productivas. Una tos productiva es aquella en la que se arroja moco. También llamado flema o esputo, el moco puede contener gérmenes que causan una enfermedad respiratoria. Si la tos es productiva, no conviene frenarla.

La tos aguda generalmente comienza de manera repentina y a menudo se debe a un resfriado, una gripe o una infección sinusal. Por lo general, desaparece después tres semanas.

Si la tos persiste durante más de dos semanas, o excretas saliva con sangre debes acudir al médico inmediatamente.

¿Por qué se origina la tos?

Puede ser una bronquitis, un resfriado, asma o una neumonía.
También puede ser que el cuerpo está trabajando para expulsar polvos, químicos, sustancias irritantes o microbios.
En ocasiones se produce cuando un objeto extraño se atora en la garganta: comida, líquidos, un fragmento de algo, etc.

Los mejores remedios caseros para la tos

Las siguientes recetas pueden ayudarte cuando la tos es persistente y está causada por gripes, resfriados o irritación en la garganta.

1. Jarabe de miel

La miel suaviza la garganta y es un potente antibacteriano, según afirma este estudio del KPC Medical College and Hospital (India). Por ello, cuando estamos enfermos lo primero que nos recomiendan es consumir té con miel.

A continuación, te damos la receta de un antitusivo con miel.

Ingredientes
Jugo de 1 limón
1 cucharada de miel (25 g)
1 cucharada de aceite de coco (15 g)
Preparación
Exprime el limón y vierte el jugo en un recipiente
Luego, agrega la miel y el aceite de coco
Finalmente, mezcla bien y consume dos veces al día

2. Sopa de ajo y azúcar

El ajo es un excelente antibacteriano (según afirma este estudio de la Universidad Estatal de Washington) que te ayudará en esos días en que la tos se vuelve insoportable. Además esta receta está especialmente indicada para la gripe que aparece en invierno.

Ingredientes
1 taza de agua (250 ml)
2 dientes de ajo
3 cucharadas de azúcar (30 g)
Preparación
Primero, pela los dientes de ajo y pícalos bien finos
Luego, pon el agua en un recipiente y calienta con los ajos y el azúcar
Deja que hierva unos 15 minutos y, a continuación, retira del fuego.
Finalmente, cuando alcance una temperatura soportable consume una cucharadita
Repite varias veces al día.
3. Infusión de anís
Con un sabor característico, el anís es un excelente remedio para aliviar el dolor de garganta y la tos. Así lo afirma este estudio realizado por el National Research Centre de Egipto. Consume esta infusión tres veces al día, lo más caliente posible.

Ingredientes
2 cucharadas de semillas de anís (20 g)
1 taza de agua (250 ml)
Preparación
Muele un poco las semillas de anís y coloca en una olla
Luego, vierte el agua y cuando rompa el hervor deja que infusione 15 minutos
Retira del fuego y deja reposar otros 5 minutos.
Finalmente, filtra y consume (puedes endulzar con miel).

4. Té de higos

Esta rica fruta tiene infinidad de propiedades antiinflamatorias (tal y como asegura este estudio de la Universidad Kebangsaan Malaysia) y nos aporta una buena cantidad de nutrientes. Consumir higos calientes es una receta antigua que recomiendan las abuelas.

Ingredientes
3 higos
1 taza de agua (250 ml)
Preparación
Pela los higos y retira la pulpa
Luego, coloca en una olla el agua y cocina durante 10 minutos
Retira del fuego y deja reposar 5 minutos
Finalmente, cuela y bebe lo más caliente posible
Preferentemente, consume esta infusión por las mañanas y por las noches.

5. Sopa de cebollas
Al igual que sucede con el ajo, la cebolla es un antibacteriano muy recomendable. Así lo afirma este estudio de la Universidad Yeungnam (Corea).

Además de consumirla cruda en ensaladas puedes disfrutar de una riquísima sopa.

Ingredientes
2 litros de agua
1 kg de cebollas
8 cucharadas de miel (200 g)
2 tazas de azúcar (400 g)
Preparación
Pon el agua en una olla y llévala a ebullición
Mientras, pela las cebollas y corta en juliana
Luego, agrega las cebollas, la miel y el azúcar al agua ya hirviendo
Cocina 15 minutos y retira del fuego.
Deja enfriar y cuela
Finalmente vierte en un frasco o botella de vidrio con tapa
Puedes tomar hasta tres cucharadas por día.

6. Té de jengibre y canela

Ambos condimentos son conocidos por sus sabores y aromas. El jengibre, principalmente, es un potente antiinflamatorio, según afirma este estudio de la Universidad Isfahan (Irán). En este caso se combinan junto con la canela (según esta investigación de la Baqiyatallah University of Medical Sciences, con propiedades antibacterianas) para formar un perfecto té para aliviar la tos.

Ingredientes
250 ml (1 taza) de agua
10 g (1 cucharada) de jengibre rallado
10 g (1 cucharada) de canela en polvo
25 g (1 cucharada) de miel
10 g (1 cucharada) de clavo de olor

Preparación
Primero, coloca a calentar el agua.
Cuando llegue a ebullición agrega el jengibre, la canela y los clavos de olor.
Luego, deja que se realice la decocción durante 15 minutos y retira del fuego.
Finalmente, cuela y endulza con la miel.
Bebe por las mañanas y las noches (máximo dos tazas al día).

Fuente: Mejor con Salud