Felabel condena decisión de profesores de la UASD de no iniciar docencia

La Dirección Nacional del Frente Estudiantil de Liberación Amín Abel (FELABEL)  consideró que el anuncio de no iniciar la docencia por parte de Federación de Asociaciones de Profesores de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (Faprouasd) es  un duro golpe a los estudiantes que tenían grandes deseos de seguir construyendo su sueño de ser profesionales y se alistaban para iniciar un nuevo ciclo en la universidad.

Al ser entrevistado en torno a la situación Diógenes Gutiérrez (Yuyo), secretario general de Felabel  fue muy enfático al señalar que “quede claro que nuestra histórica y combativa organización estudiantil reconoce la dimensión y lo grave que es la crisis por la cual atraviesa la institución, la cual es responsabilidad del gobierno central y su política de ahogamiento económico contra la UASD”.

El dirigente estudiantil reconoció que la situación es más profunda de lo que cotidianamente vemos y analizamos los universitarios, por lo que es necesario que FAPROUASD entienda el plan sistemático que lleva a cabo el Estado desde hace tiempo, otorgando becas a diestra y siniestra y promoviendo ingresar a determinadas carreras en universidades del sistema privado de educación superior, financiando desde el Gobierno dichos proyectos en estas instituciones, con el objetivo de provocar una grave crisis económica en la universidad estatal con la finalidad de hacer sucumbir la misma. Ello llevaría al gobierno a intervenir la universidad de los pobres a sus anchas, como lo han anhelado siempre los enemigos del pueblo.

Yuyo agregó además que “el paro recién convocado es un peligro para la academia, pues el mismo podría provocar una deserción masiva de estudiantes, debido al gran cansancio que éstos han expresado sobre las reiteradas y excesivas convocatorias a paros docentes en múltiples ocasiones. Esto provoca, además, el desencanto de los padres de los alumnos y el eventual retiro de su apoyo a nuestra universidad.´´

FELABEL considera que la situación se agrava aún más con un semestre muy accidentado, debido a que cientos de estudiantes tuvieron dificultades para seleccionar asignaturas, así como la poca oferta de secciones y el aplazamiento en dos ocasiones del inicio de docencia. A ello debemos añadir que este es un semestre de pugna electoral, más los días feriados de Semana Santa, etcétera. Es decir, que lo menos prudente es agregar más traumas a los estudiantes con amenazas de parar la docencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cinco − dos =