Atlanta, EEUU: Acusan de terrorismo a 23 personas por disturbios

ATLANTA (AP) — Más de 20 personas de distintas partes de Estados Unidos enfrentaban el lunes cargos de terrorismo interno luego de que decenas de jóvenes enmascarados atacaron el sitio de un centro de formación policial en construcción en una zona boscosa en las afueras de Atlanta, un lugar en el que un manifestante fue asesinado en enero.

La zona se ha convertido en el epicentro de un conflicto en curso entre las autoridades y manifestantes de izquierda.

Durante una protesta el domingo, manifestantes lanzaron botellas en llamas y piedras contra los agentes de policía en la “Ciudad de la Policía”, donde Manuel Esteban Paez Terán —apodado “Tortuguita”, un activista por el medio ambiente de 26 años_, murió tras ser baleado por agentes de policía en una redada en un campamento de protesta en enero. La policía señaló que el individuo los atacó, una versión que otros activistas han cuestionado.

Casi todas las personas que fueron detenidas provienen de diversos lugares de Estados Unidos, mientras que una es de Francia y otra es de Canadá, señaló la policía.

Al igual que muchos manifestantes, Paez Terán se dedicaba a cuidar el medio ambiente, de acuerdo con familiares y amigos, ideales que entraron en conflicto con las esperanzas de Atlanta de construir un centro de formación de seguridad pública de 90 millones de dólares, con el cual se pretendía mejorar la preparación y la moral de la policía a raíz de las violentas protestas que sacudieron al país tras la muerte del afroestadounidense George Floyd en 2020.

Ahora las autoridades y los jóvenes están enfrascados en un enfrentamiento que parece tener poco que ver con otros conflictos de alto perfil.

Entre los manifestantes contra lo que los críticos llaman la “Ciudad de la Policía” hay desde ecologistas más tradicionales hasta jóvenes autodenominados anarquistas que pretenden enfrentarse a lo que consideran una sociedad injusta.

Tras la muerte de “Tortuguita”, las manifestaciones se propagaron hasta el centro de Atlanta el 21 de enero, cuando una patrulla de la policía fue incendiada, y se arrojaron piedras y petardos contra un rascacielos que alberga la Fundación de la Policía de Atlanta. Hubo ventanas destrozadas. El gobernador declaró el estado de excepción.

El domingo, el jefe policial de Atlanta, Darin Schierbaum, indicó en una conferencia de prensa a medianoche que varios equipos de construcción fueron quemados en lo que dijo se trató de un “ataque coordinado” en el sitio donde se construye el centro de formación de seguridad pública de Atlanta, en el condado DeKalb.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho − 9 =