EE. UU. sigue deportando haitianos, pese a crisis de Haití

El gobierno de Estados Unidos envió a unos 50 haitianos de regreso a su país el jueves, informaron autoridades, lo que supone el primer vuelo de deportación en varios meses a la nación caribeña que lidia con la creciente violencia de las pandillas.

El Departamento de Seguridad Nacional informó en un comunicado que «seguirá implementando las leyes y políticas de Estados Unidos a lo largo del estrecho de Florida y de la región del Caribe, así como en la frontera suroeste. La política de Estados Unidos es devolver a los no ciudadanos que no establezcan una base legal para permanecer en Estados Unidos«.

Las autoridades no ofrecieron detalles del vuelo más allá de cuántos haitianos deportados iban a bordo.

Thomas Cartwright, de Witness at the Border, un grupo activista que monitorea los datos de vuelos, dijo que un avión despegó de Alexandria, Luisiana, un centro de operaciones de deportación, y aterrizó en Cabo Haitiano, Haití, tras una escala en Miami.

Marjorie Dorsaninvil, ciudadana estadounidense, dijo que su prometido haitiano, Gerson Joseph, la llamó llorando desde el aeropuerto de Miami el jueves por la mañana para decirle que había sido deportado en un vuelo con destino a Cabo Haitiano junto a otros haitianos y más personas de otros países, incluidas las Bahamas.

Prometió llamarla cuando aterrizara, pero no lo había hecho para el jueves por la noche.

Joseph vivió en Estados Unidos durante más de 20 años y tiene una hija de 7 años que cuenta con ciudadanía estadounidense con otra mujer. Tenía una orden de deportación que se remontaba a 2005, tras perder una solicitud de asilo que su abogado, Philip Issa, dijo que había sido resultado de una mala representación legal en aquel momento. Aunque Joseph no había sido deportado anteriormente, su abogado pretendía que se anulara esa orden.

Dorsaninvil dijo que su prometido no tiene a «nadie» en Haití. «Es devastador para mí. Estábamos planeando una boda y ahora se ha ido», señaló.

Más de 33,000 personas huyeron de la capital de Haití en un periodo de menos de dos semanas cuando las pandillas comenzaron a saquear las viviendas y a atacar las instituciones estatales, de acuerdo con un reporte publicado el mes pasado de la Organización Internacional para las Migraciones. La mayoría de esas personas desplazadas viajaron al sur de Haití, que generalmente es pacífico en comparación con Puerto Príncipe, que tiene una población estimada de 3 millones de habitantes y se encuentra en gran parte paralizada por la violencia de pandillas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete − 9 =