¡Cáspita!: EEUU dice no hay evidencia de acciones de Israel que violen ley internacional

Washington y Nueva York. El asesinato de siete trabajadores de asistencia humanitaria de la organización World Central Kitchen con sede en Estados Unidos, provocó que el presidente Joe Biden expresara condolencias, pero su vocero John Kirby se atrevió a declarar que en este ataque como todos los otros en los últimos 5 a 6 meses hasta la fecha, el gobierno estadunidense no ha detectado que alguna acción de Israel haya violado la ley internacional.

En una semana en donde el gobierno de Joe Biden reconoció que le está enviando a Israel más de las mega-bombas de 2 mil libras con capacidad de destruir barrios enteros y está contemplando enviar más aviones caza F-15, el ataque de Israel que mató a los trabajadores humanitarios viajando en vehículos claramente identificados y cuyo movimiento había sido previamente informado a las fuerzas armadas israelíes ha provocado ira y condenas.

El fundador de World Central Kitchen (WCK), el chef español José Andrés, es muy conocido en el circuito élite en Washington donde estan ubicados algunos de sus muy populares restaurantes. Al incrementarse el saldo mortal de la guerra en Gaza, sus esfuerzos para llevar asistencia a esa región han sido ampliamente cubiertos en los medios, junto con las condiciones que ha atestiguado.

El presidente Biden emitió una declaración expresando su “indignación” por las muertes de los trabajadores humanitarios en lo que calificó como una “tragedia”, exigió una investigación plena a Israel, subrayó que éste no fue un incidente excepcional ya que demasiados trabajadores humanitarios han muerto en Gaza y acusó que “Israel no ha hecho lo suficiente para proteger a civiles” en ese “conflicto”. Pero evitó declarar que el ataque fuese un delito o que cambiaría su política en torno a la guerra de Israel.

Agregó que habló este martes con su “amigo” José Andrés para expresar sus condolencias y su apoyo a los “esfuerzos heroicos” de su organización en Gaza. No abordó la demanda de WCK de que Israel tenía que frenar “la matanza indiscriminada” en la zona.

Pero este martes, en la Casa Blanca, Kirby fue preguntado si “disparando un misil contra trabajadores humanitarios y matándolos ¿no es una violacion del derecho internacional?”. Kirby insistió en que “tu pregunta supone que fue un ataque deliberado…… no hay pruebas de eso”. Esto a pesar del hecho, como señalaron varios expertos en derechos humanos, que los vehículos tenían pintado grandes logos de WCK en sus techos y que estaban a dos kilómetros uno del otro cuando se dispararon los misiles y que recibieron múltiples municiones.

Pero el vocero para asuntos de seguridad nacional de la Casa Blanca no se detuvo ahí. Afirmó que “continuamos observando incidentes cuando ocurren, el Departamento de Estado tiene un proceso implementado, y hasta la fecha… no han encontrado ningún incidentes donde los israelíes hayan violado la ley humanitaria internacional”.

En esa ronda con la prensa, otro incrédulo reportero preguntó entonces si Estados Unidos ha concluido que los israelíes “nunca han violado, jamás, la ley humanitaria internacional en los últimos 5 o 6 meses”. Kirby respondió que el Departamento de Estado “observa estos temas en tiempo real, no han encontrado ningún incidente donde hayan violado la ley internacional”.

Pero como comentó Trita Parsi, vicepresidente ejecutivo del Quincy Institute en Washington, Estados Unidos proporcinó las armas que mataron a los trabajadores humanitarios junto con más de otras 30 mil personas en Gaza. Y como reportó el Washington Post el viernes pasado, mientras el gobierno de Biden públicamente expresaba preocupación por el creciente saldo de muertes en Gaza y la posibilidad de una nueva ofensiva israelí junto con estas muertes recientes, el Pentágono ya aprobó esta última semana el traslado de mil 800 bombas de 2 mil libras, 500 bombas de 500 libras y el posible traslado de los aviones caza. Esas bombas de 2 mil libras han causado “eventos de bajas masivas”, como reporta el Post, a lo largo de la ofensiva de Israel en Gaza.

Bruce Finucane, un ex abogado del Departamento de Estado quien ahora es asesor senior al International Crisis Group, señaló este martes en un tuit que cuando un grupo armado apoyado por Irán mata a ciudadanos estadunidenses en un ataque con drones en Jordania, Estados Unidos responde con ataques con misiles contra agrupaciones iraníes, pero “cuando Israel mata a una ciudadana en un ataque con dron en Gaza, la respuesta de Estados Unidos es enviar más armas a Israel”.

Pero como suele suceder en Estados Unidos, la muerte de un ciudadano estadunidense podría forzar algún cambio en la política más que la muerte de 30 mil palestinos.

Y seguro intensificará aún más las crecientes protestas que enfrenta Biden por su política de complicidad con Israel. En elecciones primarias en cuatro estados realizadas este martes -estado de Nueva York, Wisconsin, Connecticut y Rhode Island- se espera que muchos votantes del Partido Demócrata depositarán votos “no comprometidos” o dejarán boletas en blanco en protesta contra Biden, elevando así el costo político de apoyar la guerra de Israel contra Gaza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × 5 =