Petróleo sube a $90 por barril tras recorte de Arabia Saudí y Rusia

El viceprimer ministro ruso, Alexander Novak, confirmó una reducción de 300,000 b/d hasta fin de año, alineándose con las acciones saudíes.

El precio del crudo supera los $90 tras anuncios de Arabia Saudí y Rusia sobre prolongación de recortes voluntarios en producción y exportación para 2023.

Arabia Saudí y Rusia mantienen recortes en producción

El liderazgo conjunto del cártel OPEC+ por Arabia Saudí y Rusia ha llevado a una reducción adicional de un millón de barriles diarios desde julio. Originalmente una medida temporal, se ha extendido hasta finales de septiembre.

Los medios saudíes han informado que el reino continuará con la reducción de 1 millón de barriles diarios hasta diciembre, basándose en datos del Ministerio de Energía.

El viceprimer ministro ruso, Alexander Novak, confirmó una reducción de 300,000 b/d hasta fin de año, alineándose con las acciones saudíes.

Repercusiones globales y tensiones con Estados Unidos

Esta acción podría intensificar las preocupaciones inflacionarias a nivel global. Se ve como un intento de ambos países de elevar los precios del crudo a pesar del incremento en costes energéticos en muchos países.

Hay posibles tensiones con la administración estadounidense, que ha cuestionado a Arabia Saudí por su cercanía con Rusia, especialmente tras la invasión a Ucrania y el control de suministro de gas a Europa.

El gobierno de Biden, enfocado en la estabilidad de precios de carburantes antes de las elecciones, ve la inflación y costes de combustible como puntos críticos. Jake Sullivan, asesor de seguridad nacional, recalca el compromiso de Biden para reducir precios para los consumidores estadounidenses.

Cumbre G20 y la posición de Estados Unidos

A pesar de las tensiones, no se espera una reunión bilateral entre Biden y el príncipe heredero saudí Mohammed bin Salman en la próxima cumbre del G20 en Nueva Delhi.

Bob McNally, ex asesor energético de la Casa Blanca, sugiere que los recortes son una muestra de “unidad” entre Arabia Saudí y Rusia en políticas petroleras.

McNally predice que, a menos que haya una drástica desaceleración económica, los recortes provocarán déficits en balances petroleros mundiales, empujando el precio del crudo aún más alto.

Impacto en los mercados globales del crudo

El crudo Brent, referente internacional, experimentó un alza del 1,2 % el martes, posicionándose en 90,04 dólares. Esta cifra marca la primera vez que supera los $90 desde noviembre. De manera paralela, el marcador West Texas Intermediate de EE. UU. registró 86,69 dólares, experimentando un incremento similar.

Especialistas del sector hidrocarburo manifiestan inquietudes acerca de que el presidente ruso, Vladimir Putin, pueda usar el petróleo como herramienta política para influir en las elecciones de Estados Unidos. Candidatos potenciales como el expresidente Donald Trump han insinuado la posibilidad de intermediar negociaciones entre Ucrania y Moscú.

Adicionalmente, se destaca que Arabia Saudí, que ha mantenido relaciones cercanas con Trump, busca un precio de petróleo al alza para financiar su programa de reformas económicas.

Posicionamiento firme de Arabia Saudí en el mercado petrolero

El príncipe heredero, cabeza de facto de Arabia Saudí, persigue precios de petróleo más elevados. Su hermanastro, el príncipe Abdulaziz bin Salman, actual ministro de Energía, ha consolidado una política petrolera más determinada, aun enfrentando presiones de Estados Unidos para incrementar la producción y estabilizar la inflación.

Dan Pickering, director de inversiones de Pickering Energy Partners, expuso que el reino saudí busca activamente un precio de petróleo robusto. Ha reafirmado esta postura al mantener sus recortes, lo que ha llevado al Brent a incrementar cerca de un 15 % desde principios de agosto.

La prórroga en la reducción de producción indica un compromiso firme por parte de Arabia Saudí en posicionar un precio mínimo en aumento para el crudo.

Arabia Saudí: Futuro y adaptabilidad en producción de crudo

Según informes de medios estatales saudíes, las decisiones sobre la producción se revisarán mensualmente, enfatizando que podría ajustarse tanto al alza como a la baja. Esto señala que el país no descarta implementar nuevos recortes en la producción.

Actualmente, la producción de petróleo de Arabia Saudí se sitúa alrededor de los 9 millones de b/d, una reducción desde los 10,5 millones de b/d en abril. Esta disminución se ha gestionado a través de objetivos obligatorios de la OPEP+ y sus propios recortes voluntarios.

De mantenerse esta tendencia, es probable que la producción de petróleo del reino persista en 9 millones de b/d hasta finalizar el año, lo que representa un 25 % menos de su capacidad máxima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 − tres =