La eurozona entrará en recesión a finales de 2022, con una inflación aún elevada en 2023

(AFP) La zona del euro deberá cerrar este año en recesión, y registrará una inflación aún elevada, en un escenario marcado por un “grado excepcional” de incertidumbre, anticipó este viernes la Comisión Europea en sus previsiones económicas del otoño boreal.

De acuerdo con la Comisión, debido a un “entorno externo más débil y condiciones financieras más estrictas”, la Unión Europea (UE), la zona del euro y la mayoría de los Estados miembros entrarán en recesión en el último trimestre del año.

La Comisión –brazo ejecutivo de la UE– señaló que luego de un desempeño sólido en el primer semestre de este año, la economía del bloque “ha ingresado en una fase mucho más desafiante”.

El informe con las expectativas económicas del otoño boreal prevé que la contracción de la actividad económica “deberá continuar en el primer trimestre de 2023”. Pero probablemente el crecimiento regresará a Europa en la primavera, señala el texto.

Para el 2023, la Comisión ahora proyecta un crecimiento económico de apenas 0,3%, siendo que en su informe anterior, publicado en julio, había previsto un avance de 1,5%.

Este panorama se ve agravado por la persistencia de una elevada inflación.

La Comisión también apunta que la zona del euro experimentará una mejora apenas relativa pero que la inflación se mantendrá marcadamente elevada en el próximo año.

La trayectoria de la inflación se situará en 6,1%, según Bruselas, un reajuste al alza de más de dos puntos porcentuales con relación a los pronósticos de julio (4%).

La Comisión destaca que esta perspectiva económica se mantiene “rodeada de un grado excepcional de incertidumbre” a raíz de la ofensiva de Rusia contra Ucrania.

“La mayor amenaza proviene de la evolución adversa del mercado del gas y el riesgo de escasez, especialmente en el invierno de 2023-24”, indicó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × 5 =