El arroz que EE.UU. vende a Haití tiene niveles nocivos de arsénico

El arroz exportado de Estados Unidos hacia Haití contiene niveles nocivos para la salud de arsénico y cadmio, los cuales pueden aumentar el riesgo de cáncer, enfermedades cardíacas, diabetes, según indica un estudio de la Universidad de Michigan.

Haití tiene una población de 11 millones de personas y es el segundo comprador de arroz estadounidense junto a México y Japón, siendo el arroz un alimento básico de la dieta haitiana.

V. Koski-Karell, estaba realizando una investigación de tesis en Haití y se enteró de informes de enfermedades gastrointestinales en residentes locales después de comer arroz extranjero, siendo la causa sospechosa eran los metales pesados.

Las pruebas mostraron que las concentraciones medias de arsénico y cadmio fueron casi el doble en el arroz importado en comparación con el arroz local.

Además, el estudio reveló que los adultos de diferentes pesos que consumen tres o más tazas de arroz importado por día excederían el nivel mínimo diario de riesgo de toxicidad. Según estimaciones recientes de las Naciones Unidas, los haitianos comen una media de 2.9 tazas de arroz al día.

La mayoría de los niños pequeños que consumen una o más tazas de arroz local o importado por día excederían el límite de ingesta de arsénico basado en la salud.

«Este sistema perpetúa la pobreza y las dificultades de los productores de arroz haitianos, así como de millones de otros en países receptores de importaciones extranjeras más baratas», dijo Koski-Karell, que ahora trabaja en la Universidad de Washington. “Con el pronto debate sobre la Ley Agrícola de 2024, existe una oportunidad para que los legisladores y sus electores promuevan un sistema más equitativo que, en última instancia, beneficie a todos”.

Según el estudio, la legislación estadounidense Farm Bill ha destinado el dinero de los impuestos a hacer del arroz uno de los productos básicos que más apoyo recibe en Estados Unidos durante casi tres décadas. 

La abrumadora presencia de arroz extranjero, y particularmente de arroz cultivado en Estados Unidos, en Haití, se basa en una historia de reformas políticas destinadas a permitir que este arroz estadounidense fuertemente subsidiado inunde el mercado de Haití, dicen los investigadores.

«Es una situación evitable», dijo Goodrich profesora asociada de investigación de ciencias de salud ambiental en la Escuela de Salud Pública de la UM. «Existen implicaciones importantes para los formuladores de políticas, los proveedores y los consumidores que buscan salvaguardar la salud en Haití».

Algunas recomendaciones adicionales del estudio sobre el arroz haitiano por parte de los investigadores incluyen:

Aconsejar al gobierno y a los ciudadanos de Haití que hagan más para apoyar a los agricultores haitianos y al sector agrícola nacional para que los consumidores haitianos puedan tener acceso a alimentos seguros cultivados localmente y a una dieta saludable y diversa.

También, plantean a necesidad de realizar más investigaciones para evaluar los niveles de arsénico presentes en los cuerpos de los consumidores haitianos y la probabilidad de efectos adversos para la salud relacionados con la exposición crónica al arsénico.

Además, hacen un llamado a una investigación ética de las corporaciones arroceras en los EE. UU. y otros países que exportan alimentos con niveles elevados de arsénico a Haití y otros países de ingresos bajos y medios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × cuatro =