Vivir en una fecha límite en la era nuclear

Daniel Ellsberg

En 1971, Daniel Ellsberg filtró los Documentos del Pentágono, que revelaron que la administración del presidente estadounidense Johnson tomó medidas deliberadas para intensificar la guerra en Vietnam, a pesar de las afirmaciones oficiales de que Washington supuestamente no buscaba expandir el conflicto.

Queridos amigos y relacionados,

Mi deseo para ustedes, mis amigos, es que al final de sus días sientan tanta alegría y gratitud como yo ahora.

Tengo noticias difíciles que dar. El 17 de febrero, sin mucha advertencia, me diagnosticaron cáncer de páncreas inoperable sobre la base de una tomografía computarizada y una resonancia magnética. (Como es habitual en el cáncer de páncreas -que no tiene síntomas tempranos- se encontró buscando otra cosa, relativamente menor). Lamento informarles que mis médicos me han dado de tres a seis meses de vida. Eso sí, recalcan que el caso de cada uno es individual; puede ser más, o menos.

He optado por no hacer quimioterapia (que no ofrece ninguna promesa) y tengo la seguridad de recibir un gran cuidado de hospicio cuando sea necesario. Tenga en cuenta: en este momento, no tengo ningún dolor físico y, de hecho, después de mi cirugía de reemplazo de cadera a fines de 2021, ¡me siento mejor físicamente que en años! Además, mi cardiólogo me ha dado licencia para abandonar la dieta sin sal de los últimos seis años. Esto ha mejorado mi calidad de vida dramáticamente: ¡el placer de comer mis alimentos favoritos anteriores! Y mi nivel de energía es alto. Desde mi diagnóstico, he realizado varias entrevistas y seminarios web sobre Ucrania, las armas nucleares y los problemas de la primera enmienda, y tengo dos más programados para esta semana.

Como le acabo de decir a mi hijo Robert: él sabe desde hace mucho tiempo (como mi editor) que trabajo mejor con una fecha límite. ¡Resulta que vivo mejor con una fecha límite!

Me siento afortunado y agradecido de haber tenido una vida maravillosa mucho más allá de los proverbiales tres veinte años y diez. (Cumpliré noventa y dos el 7 de abril). Me siento de la misma manera por tener unos meses más para disfrutar de la vida con mi esposa y mi familia, y en los cuales continuar persiguiendo el objetivo urgente de trabajar con otros para evitar guerra nuclear en Ucrania o Taiwán (o en cualquier otro lugar). Cuando copié los Papeles del Pentágono en 1969, tenía todas las razones para pensar que pasaría el resto de mi vida tras las rejas. Era un destino que habría aceptado con gusto si significaba acelerar el final de la Guerra de Vietnam, por improbable que pareciera (y lo fuera). Sin embargo, al final, esa acción, de formas que no podía haber previsto, debido a las respuestas ilegales de Nixon, tuvo un impacto en la reducción de la guerra. Además, gracias a los crímenes de Nixon, me salvé del encarcelamiento que esperaba,

Es más, pude dedicar esos años a hacer todo lo que se me ocurrió para alertar al mundo sobre los peligros de la guerra nuclear y las intervenciones injustas: presionar, dar conferencias, escribir y unirme a otros en actos de protesta y resistencia no violenta.

Desearía poder reportar un mayor éxito de nuestros esfuerzos. Mientras escribo, la “modernización” de las armas nucleares está en curso en los nueve estados que las poseen (los EE. UU. sobre todo). Rusia está haciendo monstruosas amenazas de iniciar una guerra nuclear para mantener su control sobre Crimea y el Donbás, como las docenas de amenazas de primer uso igualmente ilegítimas que el gobierno de EE. UU. ha hecho en el pasado para mantener su presencia militar en Corea del Sur, Taiwán, Vietnam y (con la complicidad de todos los estados miembros entonces en la OTAN) Berlín Occidental. El riesgo actual de una guerra nuclear, por Ucrania, es tan grande como el mundo jamás haya visto.

China e India son los únicos que declaran políticas de no primer uso. Los líderes en los EE. UU., Rusia, otros estados con armas nucleares, la OTAN y otros aliados de los EE. UU. aún tienen que reconocer que tales amenazas de iniciar una guerra nuclear, y mucho menos los planes, despliegues y ejercicios destinados a hacerlos creíbles y más listos para llevarse a cabo, son y siempre han sido inmorales y dementes: bajo cualquier circunstancia, por cualquier motivo, por lo que fuera o en cualquier lugar.

Ya pasó mucho tiempo, ¡pero no demasiado tarde! – para que los públicos del mundo por fin desafíen y resistan la ceguera moral voluntaria de sus líderes pasados ​​y actuales. Continuaré, mientras pueda, para ayudar en estos esfuerzos. Hay mucho más que decir sobre Ucrania y la política nuclear, por supuesto, y tendrán noticias mías mientras esté aquí.

Cuando miro hacia atrás en los últimos sesenta años de mi vida, creo que no hay una causa más grande a la que podría haber dedicado mis esfuerzos. Durante los últimos cuarenta años, hemos sabido que la guerra nuclear entre los EE. UU. y Rusia significaría un invierno nuclear: más de cien millones de toneladas de humo y hollín de las tormentas de fuego en las ciudades incendiadas por ambos lados, golpeando primero o segundo, serían expulsadas en la estratosfera, donde no llovería y envolvería el globo en cuestión de días. Ese manto bloquearía hasta el 70% de la luz solar durante años, destruyendo todas las cosechas en todo el mundo y causando la muerte por inanición de la mayoría de los humanos y otros vertebrados en la tierra.

Por lo que puedo averiguar, este casi consenso científico no ha tenido prácticamente ningún efecto sobre los planes de guerra nuclear del Pentágono o las amenazas nucleares de EE.UU./OTAN (o Rusia). (En un caso similar de negación deliberada desastrosa por parte de muchos funcionarios, corporaciones y otros estadounidenses, los científicos saben desde hace más de tres décadas que el cambio climático catastrófico que está ocurriendo ahora, principalmente, pero no solo, debido a la quema de combustibles fósiles, es totalmente comparable al cambio nuclear estadounidense-ruso) y la guerra como otro riesgo existencial.) Me alegra saber que millones de personas, ¡incluidos todos esos amigos y camaradas a quienes dirijo este mensaje! – tener la sabiduría, la dedicación y el coraje moral para continuar con estas causas, y para trabajar incesantemente por la supervivencia de nuestro planeta y sus criaturas.

Estoy enormemente agradecido de haber tenido el privilegio de conocer y trabajar con personas así, pasadas y presentes. Ese es uno de los aspectos más preciados de mi muy privilegiada y muy afortunada vida. Quiero agradecerles a todos por el amor y el apoyo que me han brindado de muchas maneras. Su dedicación, coraje y determinación para actuar han inspirado y sustentado mis propios esfuerzos. Mi deseo para ti es que al final de tus días sientas tanta alegría y gratitud como yo ahora.

La entrega del ex analista militar de miles de documentos a los medios en 1971 reveló que sucesivas administraciones estadunidenses habían mentido al público sobre la guerra en Vietnam.

Esa filtración cambió la percepción pública del conflicto y fue el tema central del thriller de Hollywood de 2017 The Post, que detalla la historia de la publicación de los artículos por parte del diario The Washington Post.

El ex funcionario era un consultor del gobierno cuando divulgó, sin autorización, 7 mil páginas clasificadas que, desmintiendo las afirmaciones públicas de los funcionarios del gobierno de Richard Nixon (1969-1974), señalaban que el conflicto de Vietnam era imposible de ganar.
El diario The New York Times publicó extractos hasta que la administración Nixon obtuvo una orden judicial que prohibía al periódico continuar haciéndolo por motivos de seguridad nacional. Luego, The Washington Post tomó la iniciativa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 − once =