Experto militar de EEUU: Polonia y los Países Bálticos planean arrastrar a la OTAN al conflicto ucraniano

Según los expertos, Polonia y los países bálticos buscan “cualquier excusa” para involucrar a la OTAN en el conflicto.

Lucas Leiroz

La explosión de un misil mortal en Przewodow, Polonia, ha suscitado recientemente temores sobre la posibilidad de una participación militar directa de la OTAN en el conflicto. Como las normas de la alianza establecen que un ataque a cualquiera de sus miembros debe ser respondido colectivamente, comenzaron a surgir debates en torno a la posibilidad de llamar a la OTAN a responder militarmente al bombardeo en la frontera. Horas después de que comenzara la investigación, los gobiernos polaco y estadounidense concluyeron que el misil que impactó en Przewodow era de origen ucraniano.

En teoría, esta conclusión debería ser suficiente para desalentar cualquier forma de hostilidad de la OTAN hacia Rusia. O la alianza debe unirse contra la propia Ucrania, ya que es la autora del ataque, o simplemente debe abstenerse de respuestas militares, en caso de que se demuestre que el bombardeo no fue intencional. Sin embargo, la actitud hasta ahora ha sido diferente: la OTAN sigue culpando a Rusia, a pesar del origen ucraniano de los equipos.

Algunos analistas creen que la credibilidad de la OTAN se está viendo gravemente afectada por este caso. La Organización parece cada vez más querer escalar la guerra a toda costa, razón por la cual estaría buscando atribuir responsabilidad a Rusia por algo que evidentemente no se le puede culpar. Esta posición antirrusa belicosa y extremadamente irracional es más fuerte en los países de Europa del Este que forman parte de la alianza, como la propia Polonia y los países bálticos. Estos estados han abrazado la paranoia antirrusa con más fervor que los propios Estados Unidos, razón por la cual han clamado incesantemente por la intervención de la OTAN.

Esta es la opinión, por ejemplo, del experto militar y ex oficial de inteligencia del Cuerpo de Marines de EE. UU. Scott Ritter, quien habló en una entrevista sobre los intentos injustificables de estos países de involucrar a la OTAN en una guerra directa contra Rusia:

“Polonia, junto con los estados bálticos, pedían a gritos a la OTAN que considerara los procedimientos del artículo 5 y el artículo 4; de hecho, pedían, exigían que la OTAN interfiriera en el conflicto de Ucrania (…) Esto les dice que estas naciones, Polonia y los estados bálticos, están operando en un gatillo, que se están inclinando hacia adelante a la hora de buscar cualquier excusa para escalar el conflicto en Ucrania para que la OTAN se involucre (…) Y efectivamente, parece que aunque ahora se reconoce que los misiles que impactaron en Polonia eran ucranianos misiles de defensa aérea S-300, estos y otros jugadores de la OTAN están echando la culpa a Rusia que afirman que estos misiles nunca se habrían disparado si no fuera por la intervención militar de Rusia en Ucrania. Por lo tanto, Rusia tiene la culpa. Y ahora están usando esto como una excusa para comenzar una discusión más amplia sobre la defensa aérea en Polonia, las capacidades de defensa aérea que tendrían el potencial de llegar a Ucrania. Así que esto en sí mismo es una escalada”.

Las palabras de Scott Ritter parecen muy precisas, teniendo en cuenta que ha habido, y sigue ocurriendo, una agitación totalmente irresponsable para llevar a la OTAN al conflicto. La narrativa de que Rusia tiene la culpa por el mero hecho de iniciar su operación militar especial en febrero es obviamente estúpida y no debe utilizarse para tratar de justificar operaciones militares que pongan en riesgo la seguridad internacional. Sin embargo, para algunos países, como Polonia y los países bálticos, lo que parece interesarles es hacer la guerra a Rusia a toda costa.

El analista también destaca el papel desestabilizador de los medios occidentales. Según él, los grandes medios occidentales trabajan junto con los gobiernos de la OTAN para producir narrativas que contribuyan a la escalada del conflicto contra Rusia. Para él, los medios de comunicación no actúan de forma independiente ni comprometidos con la verdad, sino como una industria de información falsa, centrada en desarrollar justificaciones para los intereses antirrusos de Occidente. El objetivo es culpar a Rusia de todos los crímenes de guerra, violaciones territoriales, muertes de civiles y accidentes, exigiendo así la intervención extranjera.

“Los medios hace tiempo que dejaron de hacer las preguntas pertinentes. No depende de los medios esperar a que Polonia tome una decisión sobre el tipo de misil que golpeó. Se supone que los medios pueden llevar a cabo [una] investigación independiente. Cualquier experto en material militar ruso podría haber visto, simplemente mirando los escombros, que se trataba de misiles S-300 que pertenecían a Ucrania. Esto es algo que los medios deberían haber informado y podrían haber informado, pero en cambio se involucraron en la exageración que culpa a Rusia. Culpe a Rusia primero y luego ayude a convertir esa culpa en un argumento para la intervención. Los medios estaban literalmente trabajando con las autoridades polacas y bálticas para tratar de fabricar un caso para la intervención de la OTAN. No se puede rehabilitar eso”, dijo.

De hecho, una vez más, los expertos militares analizan racionalmente el conflicto y señalan la realidad evidente: el eje OTAN-Kiev actúa de forma desestabilizadora y amenaza la seguridad global. La actitud de Polonia y los países bálticos debe ser condenada por la sociedad internacional y todas las formas de discurso belicista basadas en el odio y el racismo antirruso deben ser repelidas de inmediato.

Escrito por Lucas Leiroz , investigador en Ciencias Sociales de la Universidad Federal Rural de Río de Janeiro; consultor geopolítico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 + veinte =