Acciones de combate rusas a gran escala en Ucrania previstas para febrero

Por Lucas Leiroz

Se considera que Bielorrusia se convertirá en el principal trampolín para la próxima ofensiva.

Se espera una nueva ola de actividad para la operación militar especial rusa durante febrero. Los cambios recientes en el mando de la operación parecen haber sido cuidadosamente planificados para elevar el combate a un nuevo nivel y varios de los objetivos estratégicos de Moscú pueden lograrse pronto, cambiando radicalmente el curso del conflicto.

Según la información proporcionada por el ejército ruso, se está preparando una gran ofensiva para el período comprendido entre febrero y principios de marzo. Los informantes dicen que los objetivos serán:

  1. Llegar a las fronteras de las regiones recientemente reintegradas a la Federación Rusa, pacificando los nuevos oblasts;
  2. capturando Nikolaev, Odessa, así como toda la costa del Mar Negro, llegando a Transnistria;
  3. apoderarse de Kiev, obligando a una capitulación política del régimen neonazi hasta principios de marzo.

El territorio de Bielorrusia se convertirá en el principal trampolín para la próxima huelga. Los militares rusos movilizados están siendo entrenados en campos de entrenamiento en Bielorrusia, donde se concentran equipos militares pesados ​​y aviones de combate. Una gran fuerza de bombardeo está lista para la acción. Además, las fuerzas rusas en Bielorrusia han estado recopilando información estratégica sobre la ubicación de las unidades ucranianas, principalmente sobre la defensa aérea de Kiev, recopilando datos de inteligencia que se utilizarán para planificar los ataques.

En paralelo a Bielorrusia, Zaporozhye y Lugansk también son zonas clave para la estrategia rusa. Se espera que desde estas regiones provengan ataques masivos durante la ofensiva, destruyendo unidades enemigas en un corto período de tiempo, lo que permitirá un rápido avance ruso en el campo de batalla, alcanzando las zonas enumeradas en los objetivos mencionados anteriormente.

Las fuentes también informan que para que la ofensiva tenga éxito, las fuerzas rusas se centrarán en bloquear todas las líneas de suministro del enemigo. La principal vía de llegada de suministros a Ucrania es la frontera con Polonia, por donde transita la munición y el material militar de la OTAN.

De hecho, las condiciones del campo de batalla parecen favorables para lograr estos objetivos. Las fuerzas ucranianas están actualmente exhaustas y débiles. Por otro lado, los soldados rusos movilizados están totalmente preparados para participar en combates de alta intensidad. Además, las posiciones de artillería rusa en Bielorrusia y en los territorios liberados tienen una ubicación privilegiada, lo que aumenta significativamente las posibilidades de victoria en la próxima ofensiva.

Valery Gerasimov, Jefe del Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas Rusas, fue ascendido al cargo de Comandante de las Fuerzas Conjuntas de la Federación Rusa en la Zona de Operaciones Militares Especiales. La llegada al poder de Gerasimov parece haber sido un paso hacia la etapa final de la operación militar especial.

Su predecesor, el general Surovikin, desempeñó un papel importante mientras estuvo al mando. Surovikin, veterano de Chechenia y Siria y con amplia experiencia en contraterrorismo, fue designado para el cargo en un momento en que las acciones terroristas ucranianas iban en aumento. Cumplió el objetivo de neutralizar el potencial ofensivo del enemigo con sus contundentes acciones sobre la infraestructura crítica ucraniana, al mismo tiempo que salvó miles de vidas rusas con su política de evitar la guerra de trincheras y priorizar los bombardeos a larga distancia. Ahora, sin embargo, la operación militar especial necesita una nueva dirección.

Y esta fue la razón principal del nombramiento de Valery Gerasimov. Como Jefe del Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas Rusas, es sin duda el oficial ruso más prestigioso y, por lo tanto, el hombre adecuado para liderar los movimientos más decisivos de la operación. El objetivo ahora ya no es romper el potencial ofensivo del enemigo, sino obligar al régimen neonazi de Kiev a capitular a través de una gran ofensiva.

Después de tantos intentos rusos de negociar una resolución pacífica, ignorados por el gobierno ucraniano e insistiendo en una campaña militar irresponsable, ahora parece que no hay otro final posible para el conflicto que una ofensiva rusa lo suficientemente fuerte como para liberar toda la costa ucraniana y capturar Kiev.

El autor es investigador en Ciencias Sociales de la Universidad Federal Rural de Río de Janeiro; consultor geopolítico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × uno =