Cuerpo disuelto de Khashoggi fue vertido por el desagüe

Turquía entregó grabaciones sobre el asesinato a Arabia Saudita, EU y Francia

Ankara, Turquía. Los asesinos del periodista opositor Jamal Khashoggi, ejecutado el 2 de octubre en el consulado saudita en Estambul, se deshicieron del cuerpo echándolo por el sistema de desagüe tras disolverlo en ácido, reveló ayer el diario turco Sabah.

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, confirmó la existencia de grabaciones sobre el asesinato del columnista saudita del diario estadunidense The Washigton Post, y anunció que las compartió con Arabia Saudita, Estados Unidos, y Francia.

Un examen de muestras extraídas de las tuberías de la residencia del cónsul saudita permitió detectar restos de ácido, de acuerdo con el diario afín al gobierno turco.

Los investigadores consideran que el cuerpo del editorialista crítico de Arabia Saudita fue disuelto y una vez obtenida una consistencia suficientemente líquida, los autores del crimen se deshicieron de los despojos arrojándolos al desagüe, prosiguió Sabah, que no citó las fuentes de su información.

El lunes, un alto funcionario turco aseguró que Riad envió limpiadoresa Estambul para borrar las pruebas del asesinato de Khashoggi. Dos hombres, un químico y un especialista en toxicología llegaron al consulado el 11 de octubre, nueve días después del asesinato.

Creemos que estos dos individuos vinieron a Turquía con el único objetivo de borrar las pruebas del asesinato antes de que la policía de Turquía fuera autorizada a registrar las instalaciones, indicó el funcionario turco, quien pidió el anonimato. Luego de la desaparición de Khashoggi, la policía local no fue autorizada a inspeccionar el consulado hasta el 15 de octubre y la residencia hasta el 17.

En tanto, Erdogan explicó a la prensa en Ankara –antes de volar a París para participar en los actos de conmemoración por el centenario del fin de la Primera Guerra Mundial– que su país compartió las grabaciones relacionadas con el asesinato a Arabia Saudita y Estados Unidos; a los alemanes, franceses y británicos también. Las han escuchado y ahora conocen las conversaciones.

Khashoggi, acérrimo crítico del reino por la guerra en Yemen y autoexiliado en Estados Unidos, desapareció el 2 de octubre en el consulado saudita en Estambul, a donde acudió a hacer un trámite administrativo para su boda. Tras negar inicialmente el asesinato, Riad habló primero de una pelea a puños que acabó mal, antes de aceptar que el periodista de 59 años murió durante una acción no autorizada de 15 operadores sobre la que el príncipe heredero, Mohamed Bin Salmán, no estaba informado.

La fiscalía turca aseguró que poco después de ingresar al consulado fue estrangulado y su cuerpo desmembrado y eliminado. Los restos aún no son localizados y tampoco hay confirmación sobre quién ordenó el crimen. De acuerdo con el diario inglés The Sunday Express, Khasgoggi pensaba revelar que Riad utiliza armas químicas contra Yemen, algo que la corona saudita quería impedir.

Asimismo, la prometida turca del opositor, Hatice Cengiz, se declaró en Twitter incapaz de expresar su tristeza tras saber que el cuerpo fue disuelto, lo que en el islam, religión que profesaba Khashoggi, es considerado pecado grave, por el respeto que se debe a los cuerpos de los muertos.

Dpa, Afp y The Independent

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte + 10 =