Nuevo jefe de la Policía Nacional había sido involucrado en fraude electoral

Santo Domingo, RD.- A las 11:11 del domingo de 16 de febrero del 2020, las elecciones municipales fueron suspendidas por un fallo presentado en múltiples equipos de los supuestos a utilizarse para el voto automatizado debido a que solo cargaban una parte de la boleta electrónica.

Justo la mañana siguiente, las autoridades acusaron a Manuel Antonio Regalado, entonces técnico de la empresa de telecomunicaciones Claro y al coronel de la Policía Nacional, Ramón Antonio Guzmán Peralta, de orquestar el “fraude electrónico” que dio al traste con los fallos presentados por los equipos del voto automatizado.

La investigación guiada por el Ministerio Público y su procurador Jean Alain Rodríguez señalaba que ambos implicados tuvieron contacto la noche antes de ese torneo electoral; las autoridades indicaban que el oficial habría recibido información de parte del técnico de la compañía telefónica Claro, que se estaría gestando un plan para hacer fracasar las elecciones municipales.

Guzmán Peralta, que había sido encargado de la dotación policial de Juan Dolio y ya era coronel asignado a la escolta del candidato presidencial Luis Abinader, se presentó en el Palacio de la Policía Nacional junto con Antoliano Peralta (hoy consultor jurídico del Poder Ejecutivo) y durante los interrogatorios confirmó haber tenido contacto con Regalado pero no sobre ese tema.

Para el viernes 21 de febrero, el juez Vladimir Rosario García, de la Novena Sala Penal del Distrito Nacional, dispuso la libertad pura y simple y el archivo definitivo del expediente, tras acoger la solicitud realizada por el Ministerio Público, quienes a su vez aceptaban el pedimento del presidente de turno, Danilo Medina, de suspender sus investigaciones para darle paso a la auditoría que iba a realizar la Organización de Estados Americanos (OEA).

En el informe, de 45 páginas, dado a conocer por la OEA en la noche del 14 de abril de ese año, la entidad determinó que las fallas en el sistema se produjeron por errores cometidos por los técnicos de la dirección de Informática de la Junta Central Electoral (JCE) y no por ataques externos al software, lo que resultó en la cancelación del entonces director de Informática de la entidad, Miguel Ángel García, quien estaba suspendido desde el 19 de febrero anterior y sustituido por Johnny Rivera antes de las elecciones presidenciales del 5 de julio.

«El defecto no se detectó durante la fase de prueba, debido a que no se realizó un adecuado testing del software. Ya durante la personalización de las urnas, se materializó la falla, puesto que al no contar con el control de integridad, dicho proceso permitió personalizar urnas con la oferta electoral incompleta (no incluía a todos los candidatos). Es por esta razón que el día de las elecciones muchos equipos no contaban con todos los candidatos en el sistema», anunció la auditoría, limpiando a Guzmán Peralta de toda implicación.

Abinader ganaría las elecciones presidenciales y en su primer día como cabeza del Poder Ejecutivo ascendió a Guzmán Peralta de coronel a general de brigada. Menos de un mes después, el 21 de septiembre de 2020, fue ascendido a general y designado como el nuevo titular de la Dirección General de Seguridad de Tránsito y Transporte Terrestre (Digesett).

El general de brigada se mantuvo en ese cargo hasta que en la noche del miércoles, el mandatario emitiera el decreto 557-23 en donde lo asciende a mayor general y lo convierte en el nuevo director de la Policía Nacional, en sustitución de Eduardo Alberto Then, quien ocupaba la dirección desde el 17 de octubre del 2021.

En el decreto se establece que la disposición entrará en vigencia el martes 14 de noviembre.

Texto: Javier Flores, Listín Diario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × 2 =