Abinader va a la cabeza con el apoyo del 49% de los probables votantes, pero sacaría el 44% entre todos los votantes

Santo Domingo.- Desde 2008, la encuesta Greenberg-Diario Libre mide en sucesivas etapas las preferencias de los dominicanos en las contiendas electorales. Ya en campaña para las elecciones municipales, congresionales y presidenciales de 2024, tanto la encuesta, que se publicará en tres días consecutivos, como el análisis de la misma y gráficos fueron elaborados en su totalidad por los expertos Ana Greenberg, John Barr y Jessica Reis, de las firmas Greenberg Quinlan Rosner y Bully Pulpit Interactive:

«A seis meses de las elecciones presidenciales de 2024, los dominicanos se sienten más optimistas sobre la economía, la lucha contra la corrupción y proyectos específicos en torno al turismo y la reforma policial. En total, casi dos tercios de los dominicanos (65%) aprueban el trabajo que está haciendo Luis Abinader como presidente.

Pero esta mejora del estado de ánimo y la aprobación mayoritaria no se traducen en una victoria del presidente en la primera vuelta. Sí, los dominicanos ven que la economía crece, pero existen preocupaciones reales sobre dónde se concentra ese crecimiento y algunos se preguntan si debería atribuirse a Abinader el crédito por el crecimiento general. Como resultado, Abinader no tiene los votos necesarios para ganar en la primera vuelta en mayo».

Voto vs. aprobación

«Entre todos los dominicanos, el 44% votaría por el presidente Abinader (muy por debajo de su índice de aprobación), el 29% dijo que votaría por el expresidente Leonel Fernández y el 18% por Abel Martínez del PLD. Entre los que demuestran tener más probabilidades de votar en mayo, el voto de Abinader aumenta al 49% (apenas por debajo del 50% necesario para ganar directamente), con Fernández con el 29% y Martínez con el 17%». 

Una economía fuerte, pero ¿ quién se beneficia?

«Los votantes ven que la economía crece», explica Jessica Reis, quien codirigió la encuesta, «pero tienen preguntas sobre cómo se está gestionando ese crecimiento. La contienda presidencial de 2024 la ganará el candidato que pueda contar la mejor historia sobre el crecimiento económico del país y a quién beneficia. Seis meses es mucho tiempo, suficiente para que el presidente Abinader se consolide y convenza a los votantes de que le concedan más tiempo; pero también el tiempo suficiente para que Fernández o Martínez capitalicen el descontento con la dirección actual».

Las opiniones sobre la economía han cambiado drásticamente desde el período anterior a la pandemia. A principios de 2020 (febrero, antes del inicio de la pandemia de Covid-19 y en los últimos meses de la presidencia de Danilo Medina), solo el 38 % de los dominicanos creían que la economía era fuerte y el 61 % sentía que era débil. Esos puntos de vista han cambiado drásticamente: ahora, el 60 % ve la economía como fuerte, incluido el 41 % que cree que es muy fuerte. 

 Con fuertes condiciones macroeconómicas, las opiniones sobre el empleo han cambiado. El desempleo suele ser una de las principales preocupaciones de los votantes dominicanos, sin embargo, solo el 25 % dice que es una de las principales preocupaciones ahora, 10 puntos por debajo de 2020, y 14 puntos por debajo de las de 2016. Entre los hombres jóvenes, un grupo finamente sintonizado con las oportunidades de empleo, solo el 26 % está preocupado por el desempleo, un descenso de 19 puntos con respecto a 2020.

 En el centro de esta historia de crecimiento se encuentra un verdadero optimismo sobre el crecimiento turístico. Los votantes le dan algo de crédito al presidente Abinader por esto: el 79% aprueba el trabajo que está haciendo para promover el turismo en la República Dominicana, incluido el 70% de aquellos que planean votar por un candidato diferente. El proyecto Pedernales-Cabo Rojo -aunque no es muy conocido- es bien visto  tanto para el presidente como para las perspectivas económicas del país: entre los que conocen el proyecto (39%), casi todos, el 90%, lo aprueban y el 86% dice que les hace sentirse más favorables hacia el presidente».

¿Mejor o peor?

«Pero este optimismo macroeconómico no cuenta toda la historia. Sólo aproximadamente la mitad de los dominicanos, el 51%, dice que está en mejor situación que hace cuatro años, y este crecimiento se concentra en gran medida entre los votantes más favorecidos. Entre los dominicanos de mayores ingresos (aquellos con ingresos familiares superiores a 400.000 pesos al año), el 58% dice que están mejor que hace cuatro años; entre las personas de menores ingresos (aquellos que ganan menos de 150.000 pesos al año), esa cifra es 12 puntos menor: el 46% dice que está en mejor situación y una mayoría del 50% dice que está en peor situación». 

«La gran mayoría, el 81%, considera que el crecimiento macroeconómico ha beneficiado a los ricos, más que a los pobres o a todos por igual. Este sentimiento se extiende a todos los niveles de ingresos; en pocas palabras: los dominicanos ven que la riqueza llega a la cima.

Como resultado, el presidente Abinader sólo obtiene calificaciones tibias en su gestión de la economía. Sólo el 47% aprueba el trabajo que está haciendo en la economía en general, y obtiene calificaciones más débiles en cómo está manejando los factores microeconómicos, como el aumento de los precios: el 57% de los dominicanos desaprueba el trabajo que está haciendo en el manejo del costo de vida».

«El presidente recibe buenas críticas por impulsar el crecimiento gracias al turismo, pero los votantes saben que la economía abarca mucho más», dice Reis. «Si quiere ser reelegido, necesita dedicar los próximos seis meses a centrarse en lo que eso significa para el dominicano promedio y asegurarse de que el crecimiento llegue a todos, no sólo a los de arriba».

Dada la dinámica, el presidente Abinader es mucho más débil entre los votantes probables de menores ingresos: entre este grupo, su ventaja desaparece y está esencialmente empatado con Fernández, 36% a 33%, con Martínez con 21%».

También tiene fuerza más allá del área Metro. Si bien solo lidera por 5 puntos entre los votantes probables en la región capital (43% sobre el 38% de Fernández y el 12% de Martínez), tiene una ventaja más fuerte en el Este (65% de los votos) y la región Central (65% de los votos)».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 − 1 =