Sale libre hombre que pasó 42 años preso por un doble crimen que no cometió

Fue juzgado por un tiroteo que dejó dos personas muertas en 1981 y lo condenaron con base en declaraciones de testigos coaccionados, pues no hubo confesión ni evidencia física que lo vinculara con el crimen.

Jimmy Soto, un hombre de Chicago (EE.UU.) de 62 años, fue exonerado apenas 11 días antes de esta Navidad de una injusta condena por un doble asesinato que no cometió, luego de pasar 42 años tras las rejas, recogió el pasado domingo CBS News.

A Soto le ha sido difícil adaptarse a esta nueva realidad de hombre libre. Su primera comida de celebración fuera de prisión le resultó extraña. «Durante 42 años tuve que comer con un tenedor de plástico«, comentó el exrecluso con un tenedor de metal en la mano. «Comí un buen bistec», expuso Soto y añadió: «Sostener un cuchillo para carne era simplemente… me sentía incómodo y ya sabes, ahora me estoy acostumbrando más».

También señaló que su transición de la prisión a la vida normal ha sido agotadora para su salud mental. «A veces, me despierto en medio de la noche y sé que estoy fuera. Y es como si estuviera sudando y llorando. ¿Por qué lloro? Debería estar muy feliz; alegre. Estoy fuera», señala Soto, «pero siento que no pertenezco aquí«, agrega. Soto cuenta con el apoyo de su esposa, Diana Gauna, para insertarse a las nuevas circunstancias. La era de la tecnología representa otro desafío que tendrá que enfrentar poco a poco.

Soto y su primo David Ayala, dos años menor que él, fueron juzgados y condenados por un tiroteo en 1981 que mató a Julie Limas y al marine Héctor Valeriano. Los abogados de Soto y Ayala dijeron que fueron condenados casi únicamente basándose en testimonios de testigos coaccionados, pues no hubo evidencia física que los vinculara con el doble asesinato y ellos nunca confesaron su participación.

(Agencias)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis − 1 =