La administración de Biden planea continuar buscando la extradición de Assange

Dirigente peruana: el retiro de asilo a Assange muestra autoritarismo de Ecuador

WASHINGTON (Reuters) – La administración del presidente Joe Biden planea continuar buscando extraditar al fundador de WikiLeaks, Julian Assange, del Reino Unido a Estados Unidos para enfrentar cargos de conspiración de piratería, dijo el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

El portavoz del Departamento de Justicia, Marc Raimondi, dijo el martes que el gobierno de Estados Unidos continuará impugnando el fallo de un juez británico el mes pasado de que Assange no debería ser extraditado a Estados Unidos por el riesgo de que se suicidara.

En un fallo del 4 de enero, la juez, Vanessa Baraitser, dijo: “Creo que la condición mental del Sr. Assange es tal que sería opresivo extraditarlo a los Estados Unidos de América”.

El juez británico fijó el viernes como fecha límite para que Estados Unidos apele su fallo que prohíbe la extradición de Assange.

Raimondi dijo que Estados Unidos desafiará el fallo de Baraitser. “Seguimos buscando su extradición”.

WikiLeaks provocó la furia del gobierno de Estados Unidos después de publicar miles de páginas de informes y documentos que alguna vez fueron secretos y generados por agencias militares y de inteligencia estadounidenses, incluidas descripciones detalladas de las capacidades de piratería informática de la CIA. WikiLeaks también publicó correos electrónicos pirateados de la campaña de 2016 de la demócrata Hillary Clinton y un asesor clave, que Clinton y algunos de sus partidarios dicen que fue un factor en su derrota electoral ante el republicano Donald Trump.

El debate sobre posibles movimientos estadounidenses para buscar la extradición de Assange de Gran Bretaña surgió por primera vez hace casi una década cuando Barack Obama se desempeñó como presidente y Joe Biden como su vicepresidente.

El Departamento de Justicia de Obama decidió no buscar la extradición de Assange con el argumento de que lo que hicieron Assange y WikiLeaks era demasiado similar a las actividades periodísticas protegidas por la Primera Enmienda de la Constitución de Estados Unidos.

Los funcionarios de la administración Trump intensificaron las críticas públicas a Assange y WikiLeaks solo unas semanas después de asumir el cargo en enero de 2017 y posteriormente presentaron una serie de cargos criminales cada vez más severos acusando a Assange de participar en una conspiración de piratería informática.

Los partidarios de Assange han estado presionando al gobierno de Biden para que retire los cargos en su contra durante los primeros 100 días de Biden en la Casa Blanca.