Israel prevé ataque devastador desde Siria, Líbano, Irán e Irak

El Líbano advierte que responderá a Israel si daña la soberanía libanesa

El Instituto de Estudios de Seguridad Nacional ha especulado, en un informe titulado Nothing Remains the Same, que Israel está evaluando la posibilidad de que las principales ciudades y lugares estratégicos sean duramente golpeados por cohetes de precisión procedentes de varios frentes.

El general de brigada Udi Dekel, que ha elaborado el informe, ha declarado que el escenario es “extremo pero relevante”, y ha añadido que el frente interno “es un punto débil y no hay suficiente inversión para prepararse para un evento similar”.

Una guerra en varios frentes contra Israel parece más posible ahora que las milicias iraquíes pueden utilizar misiles suministrados por Irán, que pueden golpear dentro de Israel. Desde el sur, los Hutíes de Yemen tienen ahora proyectiles capaces de alcanzar la ciudad portuaria israelí de Eilat, a lo largo del Mar Rojo. En Siria, Hezbollah tiene fuerzas de combate capaces de atacar, y hay sistemas de armas iraníes y rusos listos para atacar. Por último, en Gaza se encuentran Hamás y la Jihad Islámica Palestina, dos grupos que llevan años lanzando cohetes contra comunidades israelíes. Si todos ellos actuaran juntos, una guerra de cinco frentes contra Israel es el peor escenario posible.

Este escenario extremo afirma que existe “un arsenal de armas que se dirigirá contra nosotros”, incluyendo: “Misiles y drones de Siria y Líbano, cohetes balísticos y misiles de crucero de Irán e Irak”.

Un segundo escenario también sugiere el lanzamiento de “vehículos aéreos no tripulados y proyectiles de mortero desde la Franja de Gaza”, explicando que la preocupación es que: “Estas fuerzas compatibles están aprovechando las excelentes capacidades militares que poseen para iniciar una operación repentina, salvas de misiles, escuadrones y drones, en un intento de paralizar muchos objetivos dentro de Israel”.

El informe menciona un grupo de objetivos destacados en Israel, que el informe denomina “valiosos objetivos estratégicos”, como: “Baterías de defensa aérea, refinerías en Haifa, centrales eléctricas y de transmisión e instalaciones de desalinización de agua, almacenes de sustancias tóxicas, infraestructuras de gas, la oficina del presidente, la Knesset,  emplazamientos nucleares, el edificio del Estado Mayor, el cuartel general de la soberanía, las unidades de almacenamiento de emergencia, las bases de la fuerza aérea, el aeropuerto, los puertos marítimos, las bases militares, el primer mando del ejército israelí en el edificio del Ministerio de Seguridad y los sistemas de interceptación”.

Dekel añadió en su informe: “Si el enemigo logra lanzar un número masivo de misiles al mismo tiempo desde diferentes escenarios”, lo que, según Dekel, “no es una capacidad irrazonable”, entonces se espera que: “La defensa aérea de Israel será desbordada y tendrá dificultades para enfrentarse a esta amenaza”.

Indicó que el resultado de este “posible” escenario será destructivo y conducirá en determinadas circunstancias “a un número muy elevado de muertos entre la población”, al tiempo que señaló que Israel nunca ha experimentado un ataque con misiles de precisión contra sus principales ciudades y lugares estratégicos en el pasado.

Durante los 34 días que duró la guerra, Hezbollah lanzó más de 100 cohetes al día, lo que supuso un total de unos 4.000 de los 10.000 cohetes y misiles que se calcula que tenía en ese momento. En la próxima guerra, Hezbollah podría lanzar un mínimo de 2.000 cohetes al día de su inventario estimado de 150.000, dijo un alto funcionario de las FDI en una conferencia en Jerusalén el 15 de marzo.

Los analistas creen que Hezbollah tiene entre 500 y 1.000 municiones guiadas de precisión equipadas con sistemas de guía GPS mejorados que pueden alcanzar cada centímetro cuadrado de Israel, con una precisión devastadora.

Con ojivas Scud B con GPS avanzado de largo alcance que transportan hasta 2.200 libras de explosivos de alto grado, estos misiles podrían destruir fácilmente los principales objetivos estratégicos de Israel, como la central nuclear de Dimona, el aeropuerto Ben Gurion, las centrales eléctricas israelíes, las bases militares israelíes y los lugares que podrían causar una carnicería civil masiva, todos los objetivos que Nasrallah ha amenazado personalmente con atacar en la próxima guerra con Israel.

Fuente: israelnoticias.com