Países del Golfo priorizan diversificar sus economías para no ser “rehenes” del petróleo

El Cairo, 14 may (EFE).- Los países árabes del golfo Pérsico están centrando sus esfuerzos en diversificar sus economías, fortalecer el sector privado y desarrollando sectores históricamente ignorados como el turismo para evitar ser “rehenes” de los ingresos del petróleo, aseguraron este martes desde el Foro Económico de Catar.

“Siempre hemos sido vistos como países ricos en recursos y dependientes en gran medida de los ingresos de estos recursos naturales. Pero eso también es una maldición, porque si dependes de un recurso en realidad estás siendo rehén del rendimiento de ese recurso”, dijo el ministro de Finanzas de Arabia Saudí, Mohamed al Jadaan, en un panel sobre las economías de Oriente Medio.

El saudí recordó desde Doha que, a la par, la volatilidad de los precios de los hidrocarburos repercute en los ingresos y, por ende, en el gasto público, por lo que los países del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) se han visto obligados a desarrollar estrategias para diversificar sus economías.

Es el caso de la Visión 2030, adoptada tanto por Arabia Saudí como por Catar a modo de “respuesta” a esta dependencia del petróleo y que ha llevado a la apertura del turismo en estos países, así como a su acogida de eventos de relevancia internacional como el Mundial de Fútbol de 2022.

Según Al Jadaan, en los últimos siete años los ingresos no petroleros de Arabia Saudí cubrían alrededor del 10 % del gasto total y ahora cubren alrededor del 37 %, mientras que el PIB no relacionado con el crudo representa ya casi el 50 % de la economía saudí.

Por su parte, el ministro de Finanzas catarí, Ali bin Ahmed Al Kuwari, aseguró que el Mundial de Fútbol sirvió para “acelerar” la diversificación económica del país y centrarse en el desarrollo del capital humano y la sostenibilidad.

Añadió que los sectores “clave” para el país son ahora la logística, las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC), la manufactura y el turismo, con el objetivo de “aumentar el sector no petrolero en un 4 % anual durante los próximos seis años hasta 2030”.

Sin embargo, recordó que “el sector energético está funcionando muy bien” y que Catar anunció recientemente que expandirá su producción de gas natural licuado (GNL) en un 85 % de forma gradual hasta 2030, para alcanzar unas 142 millones de toneladas al año.

“Eso nos hará difícil diversificar la economía. Pero definitivamente esto va de la mano, porque creemos que el GNL será una energía de tránsito durante mucho tiempo y esto nos ayudará a conseguir los fondos que se invertirán en nuestra Visión 2030”, aseguró.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × tres =