Universidad sueca descifra el idioma de los gatos

¿Qué piensan cuándo nos miran? ¿Por qué sentimos que «encierran un saber» o que algo «se callan» acerca de ellos o de nosotros? Para los que tienen gatos estas no son preguntas antojadizas. Algo pasa con ellos. «Algo» encriptado «esconden» en sus modos felinos y, sobre todo, en sus diferentes maneras de maullar, cuando no optan por matarnos de indiferencia y se mantienen callados.

Pues bien: para dentro de unos cinco años podríamos descifrar lo que «dicen» los gatos cuando emiten sus sonidos. Y no es puro bla bla ni simple miau miau: la noticia tiene certificación científica y proviene de Suecia, más precisamente de la Universidad de Lund.

La Universidad de Lund en Suecia inició un proyecto de cinco años para descifrar el lenguaje de los gatos. Los expertos en fonética de la institución prometen explicar en 2021 qué significan los maullidos y ronroneos de los gatos, informó el periódico Daily Mail.

Para determinar el significado exacto de cada señal, lingüistas suecos van a grabar los sonidos emitidos por 50 gatos de diferentes regiones. Los científicos tratan de entender cómo el estado de ánimo afecta al maullido de los animales y cómo la alegría, el hambre, la irritación, y otras emociones se manifiestan en esos sonidos.

«Al parecer, los gatos pueden cambiar conscientemente la entonación y la melodía de sus maullidos para transmitir un mensaje, su significado y también para expresar su estado emocional» declaró la investigadora principal del proyecto, Susanne Schötz.Los científicos de la universidad esperan no solo poder traducir de «gato» a «humano», sino también ayudar a los dueños a comunicarse mejor con sus mascotas. También planean averiguar si a los gatos les gusta más que les hablen con voz adulta o infantil.

Para entendernos mejor. Humanos y felinos ante la posibilidad de comunicarse con más precisión.

Estudios y observaciones ya realizados dejan en evidencia que los felinos salvajes dejan de maullar cuando alcanzan la adultez ya que entonces no necesitan llamar la atención de sus madres o padres para ser atendidos ni alimentados. Pero desde que el hombre comenzó a compartir su vida con los gatos (hace miles de años, dicen) el fenómeno de la domesticación propició que los pequeños felinos inauguraran un sistema de comunicación con los humanos que no terminamos de comprender del todo. Es cierto que sus voces, y actitudes suelen resultar bastante elocuentes y al mismo tiempo desconcertantes; los escuchamos, reconocemos muchas de sus señales visuales, pero siempre nos queda espacio para la duda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 − 7 =