Resultados febrero necesariamente no es antesala mayo

Ramón Núñez Ramírez

Tanto el partido oficial como la oposición están presentando un relato de que los resultados de las elecciones municipales del próximo domingo son una especie de antesala de las congresuales y presidenciales de mayo, sin embargo hay una serie de factores que indican necesariamente no hay una relación de proporcionalidad directa entre ambos comicios.

Estas elecciones municipales van a ser las más complejas desde que en 2010 la Constitución estableció debían celebrarse separados de las congresuales y presidenciales en tres meses; primero por la atomización del territorio, estamos hablando de 158 alcaldes e igual número de vicealcaldes, 1,164 regidores y suplentes, 235 directores municipales y subdirectores y 735 vocales; además por vez primera se establece el voto preferencial para los regidores y vocales, en vez del arrastre.

Uno de los factores que diferencian los resultados es el nivel de abstención, por ejemplo entre 1998 y 2010, cuando las municipales y congresuales estaban separadas de las presidenciales, el nivel de abstención promedio fue de 45.6%, cuando se unieron las tres elecciones en 2016 el nivel de abstención bajó a 30.4% y el 2020 no puede tomarse como variable ya que tanto en las municipales, pospuestas para marzo, como las congresuales y presidenciales, el nivel de abstención fue de 50.86% y 49% respectivamente, aparentemente por la pandemia, sin embargo las presidenciales entre 1996 y 2016 presentan un promedio de abstención de 26.5% (excluimos 1978-1994 porque presentan resultados atípicos frutos de las irregularidades). La conclusión es que cuando se han separado las elecciones la abstención es mayor que en las presidenciales.

Otro factor a tomar en cuenta es que en las elecciones municipales, también las congresuales, especialmente en las localidades medianas y pequeñas, la relación primaria del votante con el candidato es mayor a la fidelidad partidaria, principalmente en ese electorado mayoritario que no milita en ningún partido.

Podemos citar ejemplos específicos para ilustrar que no se pueden proyectar los resultados de febrero a mayo; es posible que Dío Astacio gane la alcaldía de SDE porque no hay alianza Rescate-RD en ese importante municipio; es posible también que el candidato de la FP quede en tercer lugar, sin embargo en ese municipio, así como en la provincia de Santo Domingo he visto muchas encuestas reputadas donde presentan al Dr. Leonel Fernández con mayor probabilidad de obtener la mayoría de votos frente al presidente Luis Abinader.

También donde haya alianza Rescate-RD y triunfe no se puede proyectar el resultado a mayo si no hay alianza congresual y tampoco presidencial, como aparentemente no habrá en primera vuelta.

El triunfo de un partido o de la alianza en las elecciones del domingo será reclamado desde el punto de vista de la sumatoria de votos de cada partido principal y aliados o del número de alcaldías y distritos municipales obtenidos o también del número de alcaldías en los diez municipios con mayor cantidad de votantes.

Solo podrían proyectarse los resultados del domingo como una antesala a los comicios de mayo si el PRM y aliados aumentan de forma importante sus alcaldes y directores municipales (el presidente Abinader pronosticó un 70%) y logran una sumatoria de votos superior al 50% y eso mismo aplica a la oposición, en este caso a la alianza Rescate-RD. Vale decir, si hay una barrida de uno de los dos bloques, y el panorama no pinta eso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres + ocho =