Por qué Rusia no impide los ataques de Israel en Siria

Israel ataca decenas de objetivos iraníes en Siria

Análisis de Nikova Mikovic en Asia Times

Rusia ha desplegado en Siria su sistema de defensa aérea más avanzado, el S-400, pero esta sofisticada arma no parece funcionar contra los aviones israelíes.

Es un secreto a voces que Moscú, aliado del presidente sirio Bashar al-Assad, permite a Israel realizar ataques aéreos tanto contra el ejército sirio como contra las milicias iraníes que operan en el país. La supremacía de Rusia sobre el espacio aéreo de Siria contribuyó a decantar el conflicto a favor de Assad, así que ¿por qué permite que Israel lleve a cabo sus operaciones sin obstáculos?

El 28 de diciembre, aviones de guerra israelíes atacaron el complejo de contenedores del puerto de Latakia, en una parte de Siria donde Rusia mantiene su principal base naval. Los ataques alcanzaron un patio que se cree que alberga cargamentos de armas iraníes.

Este fue el segundo intento de Israel de destruir el cargamento. El primero tuvo lugar el 7 de diciembre, pero aparentemente tuvo menos éxito que el último ataque aéreo, que causó daños importantes.

Esa noche, ni los S-400 rusos ni los sistemas de defensa aérea sirios intentaron alcanzar a los aviones israelíes. Lo cierto es que Rusia nunca activa sus sistemas de defensa aérea contra los aviones israelíes. Se cree que esa pasividad forma parte de un acuerdo más amplio entre los dos países.

Después de que el Kremlin iniciara su aventura militar en Siria en 2015, llegó a un acuerdo con el Estado judío: Al parecer, Israel se comprometió a garantizar la seguridad de los ciudadanos rusos y de las instalaciones militares en Siria durante sus ataques contra las milicias iraníes y los objetivos militares sirios. A cambio, Moscú prometió no utilizar sus armas para repeler los ataques israelíes.

En ese caso, ¿por qué el ejército sirio no reaccionó con sus propias armas el 28 de diciembre?

Según funcionarios del Kremlin, un avión de transporte militar ruso estaba descendiendo para aterrizar en la base aérea de Khmeimim -a unos 25 kilómetros de Latakia- cuando se produjeron los ataques israelíes, por lo que las defensas aéreas sirias no se activaron para repeler el ataque.

No cabe duda de que el Kremlin quiere evitar incidentes como el ocurrido en 2018, cuando un avión de reconocimiento ruso, que regresaba a Jmeimim con 15 militares a bordo, fue alcanzado por error por un misil tierra-aire sirio S-200. Moscú culpó a Israel por el incidente, alegando que los cazas israelíes pusieron el avión ruso Il-20 en el camino de los sistemas de defensa aérea sirios después de no dar al mando ruso suficiente aviso de un ataque contra objetivos sirios.

Se especuló con la posibilidad de que el Il-20 fuera alcanzado por un avión F-16 israelí, pero aunque así fuera, el Kremlin no pasó de su habitual condena verbal del incidente.

El trágico suceso no tuvo impacto en las relaciones entre Rusia e Israel. Aunque los militares rusos que operan en Siria tienen el poder de impedir que Israel ataque objetivos iraníes y sirios, Rusia hace constantemente la vista gorda ante la actividad de Israel en Siria. El ataque al puerto de Latakia no fue una excepción.

Para Assad y los iraníes, el Kremlin actúa como un aliado y socio poco fiable. En 2010, Moscú se negó a vender sistemas de defensa aérea S-300 a Teherán, cediendo a la presión de Estados Unidos e Israel. En 2019, Rusia volvió a rechazar una solicitud iraní de compra de sistemas S-400, preocupada por que la venta avivara más la tensión en Oriente Medio.

Incluso ahora que el embargo del Consejo de Seguridad de la ONU sobre los envíos de armas convencionales a Irán ya no está en vigor, sigue siendo muy incierto que Moscú venda el S-400 a Teherán. Al parecer, al Kremlin le preocupa que Israel pueda responder proporcionando drones sofisticados a Ucrania, donde se teme una guerra inminente con Rusia.

Por lo tanto, para no poner en peligro sus vínculos con Israel, Rusia probablemente se abstendrá de una cooperación militar más profunda con Irán.

Como dijo recientemente el ex asesor de seguridad nacional israelí Meir Ben-Shabbat, Rusia comparte la opinión de Israel de que Irán es una «fuerza desestabilizadora en Oriente Medio». También subrayó que la posición de Moscú sobre Irán está más cerca de la de Israel de lo que se revela en público.

La posición pasiva de Rusia respecto a los ataques aéreos israelíes en Siria demuestra claramente que el Kremlin no está dispuesto a perjudicar sus relaciones con Israel en aras de su alianza con Siria y de una posible asociación estratégica con Irán.

Pocos días antes del ataque a Latakia, el presidente ruso Vladimir Putin y su homólogo israelí Isaac Herzog mantuvieron una llamada telefónica y hablaron de la cooperación bilateral.

Las relaciones entre Israel y Rusia están históricamente entrelazadas en torno a la Segunda Guerra Mundial, la fundación de Israel y la migración de judíos rusos para vivir allí.

Hay hasta 1,5 millones de israelíes de habla rusa en el Estado judío, y algunos oligarcas rusos, como Mikhail Fridman y German Khan, han adquirido la ciudadanía israelí.

Dado que los oligarcas desempeñan un papel muy importante en la política rusa, y que Moscú quiere preservar las buenas relaciones con todos los actores de Oriente Medio, se espera que el Kremlin siga impidiendo que Damasco responda a los ataques aéreos israelíes.

Siria es el eslabón más débil de las relaciones ruso-israelíes, y Teherán, por su parte, no está en condiciones de presionar a Moscú para que los apoderados iraníes utilicen el territorio sirio como base contra Israel.

Rusia seguirá manteniendo el equilibrio entre el llamado Eje de la Resistencia (Siria, Irán y las milicias proxy de Teherán) y su archienemigo Israel. Pero los lazos históricos y actuales significan que es más probable que la balanza se incline a favor de Israel.

Fuente: Asia Times