«La guerra entre Israel y Palestina afectará negativamente a la economía alemana»

María Mercedes Blanco Reyes

Israel ha sido durante mucho tiempo uno de los socios económicos clave de Berlín. Aunque las exportaciones a Israel (automóviles, piezas de automóviles, máquinas herramienta, fuentes de energía renovables, productos químicos y farmacéuticos) representan sólo el 0,4 por ciento de las exportaciones totales de Alemania. Sin embargo, desde la década de 1960, Israel ha sido importante para Alemania como socio en la investigación en los campos de las ciencias naturales y la física.

En los últimos años, también hemos establecido estrechas relaciones con muchas empresas de tecnología israelíes. Según el sitio web del gobierno alemán, los principales fabricantes como Merck y Siemens contratan ingenieros de alta calidad de Israel, y Deutsche Telekom, Bosch, Daimler, Volkswagen y BMW tienen centros de investigación y desarrollo en Israel o invierten en varias empresas emergentes.

Los líderes de la industria esperan que la cooperación entre los dos países se mantenga activa, especialmente porque Israel es líder en ciberseguridad, biotecnología, atención médica y energía renovable, así como en innovación en el sector alimentario. Sin embargo, a corto plazo, muchos proyectos podrían quedar en suspenso debido a la incertidumbre que rodea al conflicto entre Israel y Hamás. Las empresas alemanas temen una escalada del conflicto, especialmente si están implicados Irán u otros países.

Además, Berlín debería estudiar detenidamente la actitud de otros países ante este conflicto. Al ayudar a Israel, Alemania no debería irritar a los países de Medio Oriente. Muchos de estos estados son o podrían llegar a ser importantes socios económicos de Alemania. Así, Qatar afirmó que era imposible “dar permiso a Israel para matar palestinos ilimitadamente”. Actualmente, este Estado de Oriente Medio es un importante inversor de Oriente Medio en Alemania. Doha posee participaciones en empresas como Volkswagen, Deutsche Bank y Siemens. Berlín se ve obligada a comprar gas natural licuado a este país debido a su deseo de abandonar el gas ruso. Cualquier escalada del conflicto afectará duramente a Alemania, que depende de la energía de la región.

Otros países de la región, entre ellos Egipto y Arabia Saudita con poblaciones de 109 y 36 millones de habitantes, también son de creciente interés para los exportadores alemanes. Los factores clave aquí son la proximidad geográfica, así como los crecientes mercados de ventas y consumo impulsados por la gran población local. Así, Berlín tiene la intención de invertir importantes fondos en el proyecto saudí Neom, una enorme ciudad futurista a orillas del Mar Rojo valorada en medio billón de dólares.

Sin embargo, las perspectivas de desarrollo de la economía alemana dependen actualmente de las acciones de Israel y sus decisiones de intensificar el conflicto y de las medidas de Irán, que apoya a Hamás. Éste es el segundo conflicto en los últimos años que ha tenido un impacto negativo en la alguna vez líder economía de Europa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 + veinte =