IA y ciberespionaje de Israel para someter a los palestinos mediante las transnacionales de BlackRock

Bajo la lupa

Alfredo Jalife-Rahme

Israel y EU aseveran que Irán lanzó su esperada represalia con varios drones y misiles. Financial Times reza por un ataque calibrado (https://bit.ly/3Joz6hf) para que no se disparen los precios del petróleo y el binomio oro/plata. Fue todo lo que adelanté en mi video ESPECIAL en Radar Geopolítico (https://bit.ly/3Ui9adq). ¿Será sólo guerra limitada o guerra integral y hasta mundial nuclear?

Entre tanto: 1. Trump alertó del peligro de una guerra mundial; 2. Biden regresó precipitadamente a la Casa Blanca; 3. Rusia está muy pendiente, y 4. China observa. Todo ello amerita un próximo análisis.

La guerra de Israel contra Irán estaba escrita en el muro cibernético y hoy todo el Medio Oriente cosecha las tempestades que sembraron los vientos del atribulado premier Netanyahu, que obtiene su anhelo de implicar a Irán y de, quizá, contar con el apoyo irrestricto de Biden, quien opera un doble juego maligno de electorero apoyo público a Israel, mientras negocia con Irán en las penumbras de Omán, con el fin de relegirse.

Antes de la explosiva revelación del cibergenocidio del ejército israelí que marcó a 37 mil palestinos, a sus familias enteras y a sus inmuebles mediante los sistemas Lavender y The Gospel (el Evangelio) –Bajo la Lupa (https://bit.ly/3vNNk8v)–; mi video (https://bit.ly/43TmYON), y el ex diplomático británico Alastair Crooke (https://bit.ly/4aEVejO), desde el 3 de julio de 2023 –¡tres meses de antelación al icónico ataque de la guerrilla Hamas!–, la analista Aina Marzia adelantó “Cómo la ocupación de Israel está empoderada por la alta tecnología, la inteligencia artificial (IA) y spyware (software espía)”, que se han convertido en un laboratorio (¡mega-sic!) desarrollado por las transnacionales (¡mega-sic!) y el ejército de Israel (https://bit.ly/49GSWPv).

Desde hace tres años, durante el ataque militar Operación Guardián de las Murallas contra Gaza, que duró 11 días, fue enaltecido por los funcionarios israelíes gracias a la fuerza multiplicadora de la IA que desplazó a más de 91 mil palestinos con un saldo de más de 260 muertos (https://bit.ly/3JgNND5).

Tan fueron exitosos los algoritmos de la muerte de Israel que tres años más tarde fueron empoderados por las transnacionales de Google y Amazon para incrementar en forma exponencial el número de decesos palestinos.

Hoy, la capitalización de mercado de Google/Alphabet asciende a 1.97 billones de dólares (trillones en anglosajón) y la de Amazon a 1.93 billones de dólares.

El omnipotente gigabanco BlackRock (https://bit.ly/441Gedg), que dirige el jázaro (https://bit.ly/4bQeMT7) Larry Fink, ostenta la segunda mayor tenencia de activos institucionales de Google con 6.03 por ciento, detrás del otro gigabanco Vanguard, con 6.97 por ciento (https://yhoo.it/3vTkX8Y).

En Amazon, el gigabanco BlackRock detenta el segundo lugar de accionistas institucionales, con 6.04 por ciento, detrás de Vanguard, con 7.42 por ciento (https://yhoo.it/3TViT8d).

No es ocioso señalar que BlackRock acaba de obtener 36 por ciento de ingresos para llevar sus antigravitatorios activos bajo manejo a un récord de 10.5 billones de dólares, gracias a su azorante especulación con un fondo de bitcóin (https://on.ft.com/3TZRvWE).

El óptimo maridaje de los gigabancos con los gigantes de Silicon Valley, los algoritmos de la muerte y el espionaje Pegasus –¡tan abundante y suelto en México!– ahora ha escalado con el sistema de reconocimiento facial Wolf Pack cuando se acoplan con start-ups privadas como NSO Group, Black Cube, Insanet (con su spyware Sherlock), Rayzone Group, WiSpear, Any Vision/Oosto y recientemente con Intellexa, que usa un spyware vinculado a tramposos anuncios publicitarios (https://bit.ly/49R8mBb).

Por cierto, hace un mes Biden impuso sanciones personales contra Tal Dilian (https://bit.ly/4aOsAMy), anterior mandamás de la Unidad Tecnológica del Espionaje Militar de Israel y propietario de la vigilancia digital Intellexa (con su Sistema Aladdin), debido al uso del spyware Predator.

Se pretende controlar tardíamente la industria mercenaria de ciberespionaje global, donde brilla el nihilismo de Israel.

alfredojalife.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres + 8 =