Experto: el papel de víctima puede beneficiar a Trump

Fernando Camacho Servín

Aunque su arresto por un total de 37 cargos –incluidos los de conspiración y obstrucción de la justicia– pueden significar un problema a mediano plazo en sus aspiraciones presidenciales, en lo inmediato el ex mandatario Donald Trump puede sacar provecho de este escenario, al fortalecer su estrategia de “victimización” y aglutinar a sus simpatizantes de ultraderecha, consideró el académico de la UNAM Eduardo Rosales.

Añadió que el sistema legal estadunidense tiene “vacíos jurídicos” que permitirían a Trump competir por la presidencia y ganar, aun si es encontrado culpable y va a la cárcel, a tal grado que en su primer acto de gobierno podría autoindultarse.

En entrevista con La Jornada, el internacionalista y experto en temas de Estados Unidos consideró que la retención deliberada de unos 11 mil documentos oficiales –100 de los cuales están catalogados como “secretos” o “ultrasecretos” e incluyen consideraciones de posibles ataques nucleares contra países rivales– puede dar lugar a acusaciones graves contra el magnate.

“En caso de que llegaran a encontrarlo culpable, podría alcanzar hasta 400 años de prisión, aunque no creo que eso suceda. Para efectos de las elecciones internas del Partido Republicano, veo dos escenarios: que esto le ponga combustible a su campaña, pero también que a mediano plazo esto le juegue en contra, si hay acusaciones más formales y no puede mantener su discurso de ser la víctima”, subrayó.

Para Rosales, la primera vertiente tiene más fuerza, pues probablemente Trump podrá salir bajo fianza, y continuar con su actitud “enfurecida, desafiante y retadora”, atizando a los grupos de extrema derecha que representan su base electoral.

Difícil, que vaya a la cárcel

El especialista reiteró que, a pesar de la gravedad de las acusaciones en su contra, “es difícil que Trump vaya a la cárcel. Con todo y el prestigio que tiene la justicia de Estados Unidos, también están ahí el poder del dinero y la política, y se puede ejercer presión indirecta contra los jueces”.

Uno de los aspectos más preocupantes, señaló, es que “en las leyes electorales de Estados Unidos hay una laguna, porque no hay nada que impida a Trump seguir con su campaña o llegar a la presidencia, aun si lo declaran culpable y va a la cárcel. En el país supuestamente más democrático existen enormes recovecos que le permitirían salir airoso.

“El trumpismo se quedó, está presente, actuante y fortaleciéndose. Si el rival de Trump en las primarias republicanas, Ron DeSantis, cierra filas con él, la podrían tener ganada” en 2024, afirmó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince + quince =