En medio de las turbulencias monetarias globales, ¿regresa el patrón oro?

Sputnik

Los signos de que el patrón oro está volviendo a la política monetaria mundial son evidentes, opina el presidente y redactor jefe de ‘Forbes’, Steve Forbes. El experto recoge varios aspectos que apoyan la confianza en el retorno de dicho sistema económico y financiero, incluyendo el descenso de la confianza en el dólar.

«Es difícil de creer, pero el mundo empieza a tambalearse hacia un sistema monetario basado en el oro«, señala Forbes.

El patrón oro tiene mala fama entre los expertos económicos y financieros, recuerda el analista. Sin embargo, este régimen monetario funcionó eficazmente a pesar de todos los «mitos» que hoy lo rodean, sostiene Forbes. Benefició, en particular, al propio EEUU, que disfrutó durante décadas de un impresionante crecimiento económico, ritmo que se perdió con su abandono.

De acuerdo con el experto, entre las señales del retorno del oro en los fundamentos del sistema monetario mundial se encuentra el aumento del volumen de compras del metal precioso por parte de los bancos centrales de potencias como China, la India, Rusia y otras.

Otro indicador importante es la expansión de las criptodivisas, cuya popularidad se debe a la creciente desconfianza en el dinero fiat, señala Forbes. La principal desventaja de las criptodivisas, como el Bitcoin, es la falta de un valor estable, lo que dificulta su uso en transacciones comerciales, especialmente en contratos a largo plazo. El analista supone que, con el tiempo, el mercado de criptodivisas llegaría a vincular su valor al equivalente en oro.

Con la deuda total del mundo superando hoy los 300 billones de dólares, tres veces su producto interno bruto, la sociedad global se enfrentará inevitablemente a una crisis «que no podrá pagarse fácilmente», advierte Forbes al respecto.

Por último, el analista hace hincapié en el papel cambiante de los BRICS. El grupo, inicialmente compuesto por Brasil, Rusia, la India, China y Sudáfrica, se autodefine como asociación de mercados emergentes y países en desarrollo, fundada sobre vínculos históricos de amistad, solidaridad e intereses compartidos. En 2023, los BRICS invitaron a Arabia Saudita, Egipto, los Emiratos Árabes Unidos, Etiopía e Irán a unirse.

Tras la adhesión de cinco nuevos Estados, los BRICS representan a casi la mitad de la población global, más del 40% de la producción mundial de petróleo y alrededor del 25% de las exportaciones mundiales. Rusia lidera el proceso para la desdolarización del comercio global, ante el uso de la divisa norteamericana como arma geopolítica en Washington.

Forbes señala que las actividades financieras de los BRICS «están empezando a cambiar las cosas» en la esfera monetaria global. En concreto, apunta a las operaciones financieras de la India con bonos del Estado basados en oro que ha lanzado desde 2023.

«Es probable que [los bonos de oro] sean muy populares entre los inversores de todo el mundo. Desde el comienzo de la era de la [moneda] flotante en 1971 hasta hoy, los bonos de oro con un rendimiento del 4% habrían superado a todos los mercados de acciones y bonos del mundo», cita el analista al experto monetario, Nathan Lewis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × cuatro =