Balaguer, Albuquerque, Abinader

Guillermo Caram 

Antier se cumplieron 117 años del nacimiento de Balaguer. Recordándolo recordamos sus procederes gubernamentales, ponderando su aplicabilidad a circunstancias presentes.

P.e.:¿Cuál hubiera sido su reacción como presidente de la república y del partido de Gobierno ante la frase pronunciada por Ramón Albuquerque frente la alianza opositora (PLD-FP) anunciada por presidente PRD- “Un muerto político anunciando un funeral colectivo”- siendo el autor contendiente del presidente gobernante? Tratándose de una frase demoledora, Balaguer no la hubiera dejado pasar desapercibida. Ni a su autor.

Le hubiera dado relevancia. Procuraría incorporar Albuquerque a sus propósitos sea en Gobierno, en dirección de campaña o en partido a niveles compatibles de quien ha sido ministro en la presidencia de la república y presidente del Senado y del partido precursor del PRM.

Chispas y genialidades como la citada no pueden desaprovecharse especialmente cuando el funcionariado gubernamental y partidario carece de ocurrencias comparables.

Balaguer subsanaba a críticos, involucrando adversarios al Gobierno y/o a sus propósitos. Críticos de CDE fueron designados como sus administradores. Designó ministro de turismo a quien fuera fundador del PRD. Acallaba opositores nombrándoles como sus voceros.

Nombró secretario de Estado de las Fuerzas Armadas a quien había acusado de conspirar contra él. Cuando el atentado contra Imbert Barrera en 1967 designó a su conjurado en el tiranicidio, Luis Amiama, Ministro de Interior para que lo investigara; no obstante haberle prohibido, a ambos, visitar cuarteles. Su hermano Fernando, colaborador muy cercano de Balaguer, solía repetir que este era complaciente con adversarios y exigente con los suyos.

El proceder de Balaguer trascendía al terreno de las estrategias políticas.

En 1970, la oposición integrada por el partido socialcristiano, del cual era vicepresidente, junto a otros, amenazó abstenerse de participar en las a elecciones.

Fui llamado por Balaguer, por desempeñarme simultáneamente como subdirector de ONAPLAN, para transmitir mensaje al partido que deberíamos concurrir solos a esas elecciones que consideraba ganadas por “tener millón de votos en bolsillo”; pronosticándonos que así quedaríamos en segundo lugar hasta sucederlo cuando desapareciera.

Ojalá Abinader ponderara estos procederes que coadyuvaron para que Balaguer gobernara por 22 años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince + uno =