Cada día estamos todos más enganchados a los teléfonos móviles y a la tecnología en general. Esto pasa por muchas razones, entre ellas que cada día necesitamos más a las redes sociales para vivir, si no las miramos continuamente y las miramos todo el rato parece que algo nos falta.

Así que, a veces, pasan cosas como que acabamos durmiendo con el móvil en la cama, nos lo llevamos para echar una última mirada a las actualizaciones y, sin darnos cuenta, nos dormimos con el móvil con nosotros toda la noche. Vamos a ver los peligros de hacer esto, para decidir si debemos evitarlo.

Un estudio publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS) asegura que el principal problema procede de la pantalla de los dispositivos (sea móvil, ebook, portátil o tablet), de la luz que tienen las pantallas.

La iluminación de las pantallas puede reducir la melatonina (la hormona reguladora del sueño) y además puede prolongar de una forma notable todo el tiempo que tardemos en llegar a dormirnos. También retrasa y reduce el sueño REM.

Además el estado de alerta aumenta por la noche, que es justo lo contrario a cómo debería ser, y todo ello nos lleva a que retrasemos la hora del sueño y que sin darnos cuenta poco a poco vayamos sufriendo insomnio o de deficiencias en el sueño.

Si esto te parece poco, que no lo es, resulta que el hecho de que hayamos mirado nuestro dispositivo justo antes de intentar dormir hiperexcita nuestro cerebro, lo que es el justo efecto contrario que necesitamos que nos pase antes de dormir.

Necesitamos que nuestro cerebro se relaje para que nuestro cerebro descanse y durmamos lo mejor posible, y para eso deberíamos apagar lo móviles y no encenderlos mientras dormimos ni justo antes de disponernos a hacerlo.

Durante la noche cualquier vibración, sonido o luz puede despertarnos e interrumpir nuestros ciclos de sueño y hacernos pensar en qué pasa con el móvil, quién nos ha escrito, qué querrá y cosas así que nonos dejen descansar.

Lo de las notificaciones en el teléfono móvil de noche merece mención por separado por lo que significa y lo que conlleva. Despertarnos muy a menudo por una notificación luminosa en el móvil nos lleva a lo que se ha denominado como “insomnio tecnológico”.

Y esto ya es una patología reconocida y que hay que tratar, una patología que provoca insomnio en su fase más inicial pero que, en algunos casos, puede provocar despertares intrasueño y volverse más acusado.

Así que no, no es necesario ni tener el teléfono móvil en la cama, ni cerca de la cama y mucho menos dejarlo con las notificaciones encendidas. o mejor es que si no podemos sacarlo porque, por ejemplo lo usamos de despertador, quitemos todas las demás notificaciones de sonido, luz y con vibraciones.

Un estudio realizado por el psiquiatra estadounidense Dan Siegel ha llegado a la conclusión de que dormir con la Tablet o el teléfono móvil en la cama puede llevar a vivir muchas situaciones realmente perjudiciales para nuestro organismo.

Todo esto sucede porque la luz que hay en los móviles que además, solemos tener cerca de la cara, hace que nuestro cerebro mal interprete señales y llegue a creer y sentir que todavía es de día. Volvemos a nuestro cuerpo loco.

Así se provoca que el cuerpo no pueda llegar a relajarse ni a sentir que es de noche y el sueño no se puede conciliar ni tan rápido como debería ni, mucho menos, llegar a ser tan profundo como necesitaríamos para descansar de verdad.

Varios expertos además han explicado tras realizar investigaciones al respecto que lo ideal es que los adultos duerman una media de 7 a 9 horas, no menos, porque de esta forma se puede producir de forma correcta la limpieza de neuronas.

Además durmiendo este tiempo podemos logra que se fijen de forma correcta en la memoria los conocimientos y recuerdos que se van acumulando a lo largo del día. Además, si una persona no consigue dormir bien puede tener problemas para la atención.

Si un día te notas demasiado despistado piensa que sí, esto puede ser por haber dormido con el teléfono móvil en la cama o cerca de esta. Esto te hará llevar mucho peor el estrés, notarás que no tienes paciencia y sufrirá ansiedad a lo largo del día.

Un reciente estudio publicado por Online Psychology Degree ha desvelado que al menos el 90% de los jóvenes que tienen entre 18 y 29 años suelen dormir con sus teléfonos móviles en la cama o muy cerca de la cama por las noches, y esto no es, desde luego nada bueno para nuestra salud.

Esta misma publicación ha declarado que un alto porcentaje, el 95% de las personas revisamos su Smartphone antes de dormir y que más de la mitad de nosotros lo hacemos a los segundos de despertar. Esto según muchas organizaciones de salud, aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardio-vasculares.

También aumenta significativamente el riesgo de padecer enfermedades de tipo mental como la depresión, ya que resulta que la radiación de los móviles puede alterar la actividad eléctrica del cerebro durante el sueño, como hemos ido viendo.

Algunas aplicaciones ha sido diseñadas para registrar nuestros movimientos mientras dormimos,algunas recomiendan poner el móvil junto a la almohada y conectarlo para que no se descargue la batería. Algunas aseguran registro de la calidad del sueño y despertador inteligente.

Esto se logra gracias a que el software permite llegar a conclusiones sobre el ciclo de sueño en que estamos descansando por los movimientos que realizamos con el cuerpo. Para el uso de este tipo de aplicaciones mientras se duerme, recomendamos algunas cosas.

Poner el teléfono móvil en modo avión, para que no emita ninguna señal que pueda afectar la calidad de sueño y cargar muy bien el celular para no tener que conectarlo mientras se duerme y colocar el móvil junto a los pies y no junto a la cabeza.

 

Noticias relacionadas:

About Author: La Redaccion @NotiUltimas