En el juego del poder no hay democracia sin conflicto

Por Leonardo Gil (Consultor político)

NUEVA YORK.- La democracia es una construcción que se inicia como forma de gobierno en la Atenas de la época clásica en los últimos años del siglo Vl a.C. Pero este tema queda abandonado por miles de años en los cuales surgen teocracias, Reyes con carácter divinos, las ciudades estados, etc. Y no fue sino finalizada la primera guerra mundial en 1920 con la caída de los grandes imperios, lo que se llamó “La caída de las águilas “ cuando se retoma a la idea de la democracia.

Este sistema político se basa en la participación ciudadana y en la protección de los derechos individuales y colectivos. La democracia ha sido considerada como uno de los sistemas más justos y equitativos para gobernar a una sociedad. En esta entrega, exploraremos algunos de los atributos fundamentales de la democracia y su importancia en la sociedad actual.

El primer atributo clave de la democracia es la igualdad. En un sistema democrático, todos los ciudadanos tienen los mismos derechos y oportunidades, sin importar su origen étnico, género, religión u orientación sexual.

La igualdad es fundamental para garantizar la justicia y la equidad en la sociedad, permitiendo que todos los ciudadanos participen activamente en la toma de decisiones y en la construcción de un futuro común. Todos los ciudadanos debemos trabajar para fortalecer cada vez más la institucionalidad judicial en la Republica Dominicana

Otro atributo esencial de la democracia es la libertad. En un sistema democrático, los ciudadanos tienen libertad de expresión, libertad de prensa, libertad de asociación y libertad de creencias. Estas libertades individuales son fundamentales para garantizar la diversidad de ideas y opiniones, lo que a su vez fomenta la creatividad, el progreso y la innovación en la sociedad. La libertad también implica la protección de los derechos humanos y la garantía de un Estado de derecho, donde todos los ciudadanos son iguales ante la ley.

La participación ciudadana es otro atributo fundamental de la democracia. En un sistema democrático, los ciudadanos tienen el derecho y la responsabilidad de participar activamente en el proceso político, ya sea a través del voto, la participación en organizaciones no gubernamentales, la presentación de propuestas de ley o la participación en debates y discusiones públicas. La participación ciudadana es esencial para garantizar la representatividad y la legitimidad del gobierno, así como para evitar la concentración de poder en manos de unos pocos.

La transparencia y la rendición de cuentas son también atributos esenciales de la democracia. En un sistema democrático, los gobernantes deben ser transparentes en sus acciones y decisiones, y deben rendir cuentas a los ciudadanos por sus acciones. La transparencia y la rendición de cuentas son fundamentales para prevenir la corrupción, garantizar la eficiencia y la eficacia en la gestión pública, y para mantener la confianza de los ciudadanos en el sistema político.

Por último, la tolerancia y el respeto a la diversidad son atributos fundamentales de la democracia. En un sistema democrático, se valora y respeta la diversidad de opiniones, creencias y culturas. La tolerancia y el respeto a la diversidad son esenciales para promover la convivencia pacífica y el entendimiento mutuo en una sociedad plural y multicultural.

Estos atributos son fundamentales para garantizar un sistema político justo, equitativo y participativo. La democracia no es perfecta y enfrenta desafíos constantes, pero su importancia en la sociedad actual no puede ser subestimada. Es responsabilidad de todos los ciudadanos proteger y fortalecer los atributos de la democracia para asegurar un futuro mejor y más justo para todos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve − 14 =