Cuidado con las acusaciones alegres 

Por Valentin Piña del Rosario

No soy dado a asumir postura lambiscona con nadie, mas que eso, me molesta sobremanera cuando veo personas asumiendo posturas chupamedias para congraciarse con alguien, pero sí tengo la virtud de reconocer las cualidades de las personas y se las destaco para que no cambie su esencia

En ese sentido, voy a destacar las cualidades que posee un funcionario que ha dado muestra de eficacia, eficiencia, transparencia y una fuerza de voluntad extraordinaria para asumir el compromiso que se le ha asignado, en el tren gubernamental, me refiero Wellington Arnaud. 

Puedo dar fe y testimonio del celo con que el director general del Instituto Nacional de Aguas Potables y Alcantarillados INAPA maneja los recursos que dispone para realizar el propósito de llevar agua a cada hogar dominicano, eficientizando cada centavo en beneficio de las comunidades. 

Lo mejor de Wellington Arnaud es la disposición a que quien quiera investigar que investigue, no hay miedo con eso, porque su manejo de la cosa pública lo sitúa entre los funcionarios más transparente y abierto a compartir con entusiasmo los logros de su gestión y para ello las licitaciones son abiertas para que nadie se llame a engaño. 

Se han hecho con éxito grandes licitaciones en lugares amplios como el estadio Olímpico con la coordinación del Colegio dominicano de Ingenieros Arquitectos y Agrimensores CODIA, ante la observación de la prensa y del público en general. 

Respeto la labor de la prensa en cuestionar cualquier asunto que se desee aclarar y para ello está abierta la oficina de acceso a la información del INAPA, pero no veo con buenos ojos la intensión de dañar imágenes de personas de probada solvencia moral, conducta que viene heredada desde sus ancestros. 

En cualquier institución se cuecen habas, pero lo que si le garantizo es que si alguien osare mancharse sus manos con los fondos del INAPA, una vez es descubierto puede ir cargando sus maletas porque va a ser desvinculado.  

Yo meto mis dos manos en guillotina de Luis XVI, en defensa de Wellington Arnaud y se que como dijo Silvio Rodríguez que “su vida es un libro abierto de frente al sol y que sus páginas pueden ser leídas por cualquier transeúnte, sin que exista un capitulo que le hagan reclinar la cabeza” 

Que se investigue todo cuanto se quiera, y conoceréis la verdad y la verdad os hará libre. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 − cinco =