Paracaidismo de interior, volando seguro

Paracaidismo de interior, volando seguro

Volar en tierra firme, una afirmación que parece contradictoria pero que es real gracias a los túneles de viento, una forma de disfrutar del paracaidismo en un entorno seguro, una especialidad deportiva que va ganando adeptos en todo el mundo.

Una nueva modalidad del paracaidismo está en auge en Madrid, en España. Se llama paracaidismo de interior, en donde volaras como un paracaidista en una cámara de aire acristalada con una corriente de aire ascendente de unos 180 Km. por hora.

Desde pequeño casi todos hemos tenido un sueño: ¿Quién no ha soñado alguna vez con volar?

Un deseo compartido por el común de los mortales que ahora puede hacerse realidad con Madrid Fly, el túnel de viento vertical que nos permite volar sin ningún tipo de soporte adicional en un espacio totalmente seguro, ofreciendo a nuestro cuerpo libertad plena de movimientos.

El simulador de paracaidismo de Madridfly es altamente recomendable para el cuerpo y para la mente.

En el interior de un túnel de viento como el de Madridfly se trabajan todos los músculos del cuerpo, aportando a la persona nuevas percepciones kinestésicas.

Este nuevo ejercicio produce una apertura de la mente de la persona, como un reseteo mental que de seguro ayuda a la persona a una apertura mental ideal para seguir en la vida diaria con nuevas energías.

Paracaidismo de interior utiliza lo que se llama túneles verticales de viento. Las velocidades del viento dentro del túnel de viento de Madridfly está entre 0 hasta 300 kilómetros por hora. En este túnel de viento siempre hay una persona dirigiendo la velocidad del viento dentro de la cámara de aire para flotar unos centímetro por encima de la red, dependiendo del peso y las habilidades del volador. Por ejemplo un niño de unos 5 ó 6 años antes de entrar se ajusta a una velocidad de unos 100 ó 120 km por hora y entra siempre con un instructor de túnel de viento.

Paracaidismo de interior, volando seguroEl niño después de un minuto de vuelo sale acompañado por el instructor. A continuación entra una persona adulta de unos 90 kg. y antes de entrar el trabajador que dirige la máquina sube la velocidad a unos 160 km por hora y este señor entra siempre asistido por el instructor de túnel de viento. La velocidad dentro de la cámara de aire del túnel de viento de Las Rozas, en Madrid siempre está controlada a todo momento por el encargado del control de mando. En el túnel de viento de Madridfly siempre entrarás a la cámara de aire con el instructor que está en la entrada del túnel de viento. O sea la seguridad es absoluta y todo el equipo de vuelo de Madridfly está altamente preparado para que tu experiencia en el vuelo dentro del túnel de viento sea de tu agrado.

La popularidad de este deporte ha crecido, a pesar de que se utilizó por primera vez en aplicaciones militares. En 1964, Jack Tiffany ganó el reconocimiento como la primera persona en probar un túnel de viento vertical. Desde entonces ha sido utilizado en Juegos olímpicos, en espectáculos de televisión, como terapia en personas con movilidad reducida, como terapia de liberación y anti estrés, etc.