Republicanos de Texas exigen celebrar en 2023 un referéndum para separarse de EE.UU.

Republicanos de Texas respaldan plebiscito de separación de EEUU

Los conservadores texanos siguen negándose a reconocer los resultados de las elecciones presidenciales de 2020.

Los representantes legislativos del Partido Republicano por el estado de Texas instan a llevar a cabo un referéndum en 2023 para considerar la secesión de EE.UU. Así lo plantean en un documento aprobado por miembros de ese partido en una convención celebrada del 16 al18 de junio en la ciudad de Houston.

“Instamos a la Legislatura de Texas a aprobar en su próxima sesión un proyecto de ley que exija un referéndum en las elecciones generales de 2023, para que el pueblo de Texas determine si el estado debe proclamar su estatus como nación independiente“, reza el texto oficial del documento.

Los republicanos argumentan su postura indicando que el Ejecutivo Federal “ha violado” el derecho estatal de autogobierno, al tiempo que llaman a rechazar cualquier marco legal que vaya en contra de los derechos del estado. Esto, según sostienen, permite a Texas reservarse el derecho a separarse del resto del país.

Por otra parte, los conservadores se negaron una vez más a reconocer los resultados certificados de las elecciones presidenciales de 2020 y consideran que el actual mandatario Joe Biden no fue electo de forma legítima.

En ese sentido, sostienen que los comicios violaron los artículos 1 y 2 de la Constitución de la nación. Así, acusan a varios secretarios de la Administración de perpetrar acciones ilegales, al tiempo que alegan que hubo un “sustancial fraude electoral en áreas metropolitanas claves”, lo que habría distorsionado “significativamente” los resultados en cinco estados a favor de Biden.

Antecedentes históricos de llamamientos a la secesión

La secesión es un tema eterno en Texas y tiende a volver a las portadas mediáticas cuando un presidente demócrata llega a la Casa Blanca, recogen Texas Tribune y NPR

Pese a que las aspiraciones independentistas se han articulado como política oficial de los republicanos, la cuestión de sí Texas puede o no de forma legal separarse de EE.UU. fue resuelta ya en 1869 por la Corte Suprema del país. Así, el tribunal dictaminó que los estados no pueden salirse de forma unilateral de la Unión.

Texas se declaró como independiente de México en 1836 y se posicionó así hasta 1845, cuando fue anexado a EE.UU. Luego, en 1861, se separó de la Unión, pero volvió a incorporarse en 1870.

En 2006, Antonin Scalia, por entonces juez de la Corte Suprema de EE.UU., reafirmó la imposibilidad de una secesión. “Si hubo alguna cuestión constitucional resuelta por la Guerra Civil, es que no hay derecho a la secesión“, dictaminó. (Agencias)