Cancelaciones podrían originar crisis legitimidad entre Departamento de Estado y Consulado RD en NY

NUEVA YORK. La cancelación del señor Román Jáquez como vicecónsul dominicano en Nueva York podría generar una crisis de legitimidad entre el Departamento de Estado y el Consulado dominicano en Nueva York.

El origen de esta crisis estaría en el hecho de que Jáquez estaba acreditado ante el Departamento de Estado y después de su cancelación ha continuado con la firma de documentos oficiales,  informó una fuente de entero crédito.

El funcionario fue cesanteado, junto a varios vicecónsules más, el pasado lunes día 7 mediante el Decreto núm. 442-20, que en su artículo 15 especifica: “Queda derogado el artículo 2 del Decreto número 4-15, del 23 de enero de 2015, mediante el cual fue designado el señor Román Octavio Jáquez Hernández como vicecónsul en el Consulado de la RD en NY, Estados Unidos de América”.

Otros vicecónsules cancelados y que estaban acreditados son José Tomás Paulino, en el mismo decreto de Jáquez, y este miércoles cancelaron a Eduardo Hernández, mediante el Decreto núm. 458-20.

Jáquez, quien estaba suspendido al igual que otros vicecónsules en varios países, fue mandado a buscar por las nuevas autoridades consulares para que firme documentos diariamente, entre ellos poderes, cartas de ruta, traducciones de actas de nacimiento y defunciones, entre otros. A pesar de haber sido cancelado por el presidente Abinader, ha continuado rubricando desde una oficina que le habilitaron en el consulado.

La única vicecónsul que queda acreditada legalmente ante del Departamento de Estado es Ramona Abreu, quien fuera la directora administrativa del Ministerio de Cultura en la gestión de Eduardo Selman, y que se encuentra residiendo en República Dominicana.

Los demás vicecónsules no están acreditados por ser residentes o ciudadanos. El actual cónsul, Eligio Jáquez, se encuentra actualmente en Santo Domingo recuperándose del Covid-19, como lo anunciara la semana pasada.

DE acuerdo con el derecho internacional, a cualquier funcionario consular que es cancelado se le invalidan inmediatamente sus actos, pues su condición de notario público y oficial del estado civil desaparece, tal y como lo establecen las disposiciones legales vigentes, precisa la fuente.

La Convención de Viena sobre Relaciones Consulares es un tratado internacional abierto a la firma en Viena el 24 de abril de 1963, al término de la correspondiente conferencia codificadora convocada por las Naciones Unidas. Dicha convención define y avala las relaciones consulares de los Estados firmantes y las hace parte del derecho internacional público.

Ramón Mercedes, NY

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

2 × 1 =