Venezuela, lista para renovar relaciones con la Colombia de Petro

Petro denuncia ‘fraude electoral’ en elecciones presidenciales colombianas

Tras las turbulentas relaciones con Iván Duque, Venezuela expresa disposición de renovar los lazos con Colombia ante la victoria de Petro en las presidenciales.

La Cancillería de Venezuela ha emitido este lunes un comunicado en el que felicita al pueblo colombiano por “la histórica jornada electoral” del domingo en que el candidato izquierdista Gustavo Petro resultó ganador de la segunda vuelta de las presidenciales.

La Cartera venezolana ha elogiado al pueblo colombiano por salir a la calle “con gran civismo para ejercer su derecho al voto, y expresar su decisión de cambio” y recalcado que el triunfo de Petro recoge la voluntad de la mayoría del pueblo colombiano en busca de paz, justicia e igualdad.

El Gobierno de Venezuela manifiesta “la más firme voluntad de trabajar en la construcción de una renovada etapa de relaciones integrales por el bien común de la nación que compartimos amparadas en dos Repúblicas soberanas”, ha apostillado.

Asimismo, ha subrayado que los derroteros de ambos países no pueden “ser jamás la indiferencia, sino la solidaridad, la cooperación y la paz de los pueblos hermanos”.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha congratulado, a su vez, la “histórica victoria” de Petro, al indicar que “nuevos tiempos se avizoran para el hermano país”.

Las relaciones políticas y diplomáticas entre Caracas y Bogotá se rompieron en febrero de 2019, luego de que el Gobierno colombiano decidiera reconocer como “presidente interino” de Venezuela al jefe opositor Juan Guaidó.

Maduro culpó entonces a Duque y a su Gobierno de apoyar las agresiones contra Venezuela, en complicidad con Estados Unidos y la extrema derecha del país.

De hecho, el derechista Duque no ha escatimado esfuerzos para derrocar al Gobierno legítimo del presidente venezolano, según denuncia Caracas. En esta misma línea, a principios de mayo de 2020, Venezuela denunció haber desarticulado un intento de ataque terrorista, vía marítima, de parte de Washington y Bogotá para “asesinar” al líder chavista.