Ucrania con ataques de largo alcance expone las debilidades de la defensa aérea rusa

Los ataques ucranianos en Rusia, un éxito sobre todo simbólico

Ucrania, 6 dic (Reuters y AFP) – Un tercer aeródromo ruso se incendió el martes por un ataque con drones, un día después de que Ucrania demostrara una aparente nueva capacidad para penetrar cientos de kilómetros en el espacio aéreo ruso con ataques contra dos aviones estratégicos rusos en sus propias bases.

Funcionarios de la ciudad rusa de Kursk, a unos 90 km (60 millas) al norte de la frontera con Ucrania, publicaron imágenes de humo negro sobre un aeródromo en las primeras horas del martes después del último ataque. El gobernador dijo que un tanque de almacenamiento de petróleo se incendió, pero no hubo víctimas.

“Si Rusia evalúa que los incidentes fueron ataques deliberados, probablemente los considerará como algunas de las fallas estratégicamente más significativas en la protección de sus fuerzas desde su invasión a Ucrania”, dijo el martes el Ministerio de Defensa británico.

El New York Times, citando a un alto funcionario ucraniano, dijo que los drones involucrados en los ataques del lunes fueron lanzados desde territorio ucraniano y que al menos uno de los ataques se llevó a cabo con la ayuda de fuerzas especiales cerca de la base.

Moscú acusó el lunes a las fuerzas ucranianas de atacar dos bases aéreas en su territorio, afirmando que tres soldados murieron y dos aviones sufrieron daños.

Aunque todavía hay incógnitas, los expertos apuntan que se trata de un operación limitada pero muy eficaz en el plano simbólico.

– Drones soviéticos –

Expertos occidentales dijeron a AFP que el ataque fue llevado a cabo por drones de reconocimiento de fabricación soviética de los años 1970.

Varias fuentes mencionan drones de reconocimiento Tupolev Tu-141 Strizh, aparatos soviéticos de gran tamaño capaces de volar a gran altura. En ese caso, “estos drones habrán sido modificados para tener capacidad de bombardeo”, actuando como un dron suicida que se autodestruye al impactar, declaró a AFP Vikram Mittal, profesor de la academia militar estadounidense de West Point.

“No se trata de una tecnología sofisticada”, confirmó a AFP Jean-Christophe Noël, experto del Instituto Francés de Relaciones Internacionales (IFRI).

Pero los ucranianos podrían haber añadido una carga explosiva y guiado por GPS, o incluso “guiado terminal por fuerzas especiales ucranianas” en suelo ruso.

Los enormes bombarderos Tupolev de largo alcance que Rusia estaciona en Engels forman una gran parte de su arsenal nuclear estratégico, similar a los B-52 desplegados por Estados Unidos durante la Guerra Fría. Rusia los ha utilizado en su campaña desde octubre para destruir la red energética de Ucrania con oleadas casi semanales de ataques con misiles.

La base de Engels, cerca de la ciudad de Saratov, está al menos a 600 km (372 millas) del territorio ucraniano más cercano.

Aunque no tienen nada que ver con la letalidad y los objetivos de los ataques rusos (ningún civil fue alcanzado y ninguna infraestructura crítica se vio afectada), Ucrania está demostrando su importante capacidad de ataque a larga distancia.

“La capacidad de Ucrania para apuntar a esta distancia es impresionante”, afirmó el exgeneral australiano Mick Ryan en Twitter.

Los ucranianos “pueden haber contado con la ayuda de terceros para planificar la misión, pero no es una certeza. Una combinación de fuentes abiertas, conocimiento de los fallos de la red de defensa rusa y observación desde tierra puede haber sido suficiente”, apuntó.

– Debilidad rusa –

La mayor victoria ucraniana fue el evidente efecto sorpresa y la incapacidad de los rusos para contrarrestarlo antes de que los drones se acercaran a sus objetivos.

Lo realmente sorprendente es que estos drones hayan sido capaces de superar los sistemas rusos de defensa tierra-aire”, afirma Vikram Mittal.

Rob Lee, investigador del King’s College de Londres, lo considera una señal muy desfavorable para Moscú.

“Si los radares y las defensas aéreas rusas no pueden impedir que un TU-141 que vuele a cientos [de kilómetros] de distancia alcance la base aérea principal de sus bombarderos estratégicos en una situación de guerra, no es un buen augurio para su capacidad de impedir un ataque masivo con misiles de crucero”, afirma.

– Impacto simbólico –

“Es un golpe psicológico” que “causará consternación en una opinión que se creía protegida de la guerra”, afirmó Ryan, que siente curiosidad por observar “la reacción de la maquinaria propagandística rusa”.

“Y yo, un tonto civil ingenuo, pensé que los aviones se guardaban bajo refugios de hormigón durante la guerra, ¿no?” escribió Vladlen Tatarsky, un bloquero militar ruso. “Resulta que los pequeños drones, cuyo peligro se descuidó tanto, pueden atacar aviones estratégicos”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 + dos =