Rusia habla abiertamente de la tercera guerra mundial por primera vez

Rusia acusó a Francia de querer sabotear las negociaciones inter-sirias de Ginebra

El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergei Lavrov, afirmó que existe un riesgo “grave” de que se produzca la tercera guerra mundial, al tiempo que acusó a la OTAN de librar un conflicto por delegación con Moscú.

En una entrevista televisiva con el Canal Uno de Rusia, Lavrov invocó la posibilidad de que la guerra de Ucrania se convierta en un conflicto nuclear, a pesar de la reiterada insistencia del Kremlin en que sólo utilizaría armas convencionales.

Kiev desestimó los comentarios de Lavrov como un intento de “asustar al mundo” para que no apoye a Ucrania.

En el preámbulo de la primera pregunta a la que se enfrentó Lavrov en “Bolshaya Igra” (Gran Juego), el presentador Dmitry Simes se refirió a los comentarios del presidente Joe Biden el mes pasado de que era “importante evitar una tercera guerra mundial” provocada por un enfrentamiento entre Moscú y la OTAN.

Se le pidió a Lavrov que comparara el peligro de una confrontación nuclear en la actualidad con lo que el mundo afrontó durante el enfrentamiento de la Crisis de los Misiles de Cuba de 1962 entre Estados Unidos y la URSS.

Lavrov dijo que Moscú y Washington deberían volver a comprometerse con la promesa de los antiguos líderes ruso y estadounidense Mijail Gorbachov y Ronald Reagan de que “no puede haber ganadores en una guerra nuclear”.

“Los riesgos son muy significativos [de la tercera guerra mundial]. No quiero que se inflen artificialmente”, dijo Lavrov, según una transcripción en el sitio web del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso. “El peligro es serio, real. No se puede subestimar”.

Dijo que, a pesar del llamamiento mundial de que “en ningún caso debe permitirse una tercera guerra mundial”, las demandas de Ucrania de tropas de la OTAN y el suministro de armas a Kiev “echan más leña al fuego”.

Señala un cambio en la retórica de Moscú en los últimos días, en medio de los temores de que Vladimir Putin pueda recurrir a armas nucleares tácticas o de otro tipo limitadas.

La semana pasada, Lavrov pareció respaldar los comentarios realizados anteriormente por el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, de que Rusia utilizaría “sólo armas convencionales” en la guerra.

Pero en la entrevista emitida el lunes, Lavrov dijo: “Durante la crisis de los misiles en Cuba no había muchas reglas escritas, pero las normas de conducta eran lo suficientemente claras. Moscú entendía cómo se comportaba Washington. Washington entendía cómo se comportaba Moscú”.

“Ahora quedan pocas reglas”, dijo Lavrov, refiriéndose a la expiración de acuerdos como el Tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio (INF).

Sugirió que los acuerdos, como el Nuevo Tratado START de 2010 que limita las ojivas estratégicas y los lanzadores, que se renovó hasta 2026 cuando Biden asumió el cargo, eran clave para frenar las amenazas nucleares.

Sin embargo, Daryl Kimball, director ejecutivo de la Asociación para el Control de Armas, dijo que la guerra de Ucrania era un gran obstáculo para un acuerdo que regule los arsenales estratégicos estadounidenses y rusos.

“Las perspectivas de negociar acuerdos de seguimiento del Nuevo START han bajado mucho, mucho”, dijo Kimball a Newsweek la semana pasada. “Cuándo el diálogo puede reanudarse, nadie lo sabe, ciertamente no puede reanudarse mientras los combates continúen”.

En su cumbre de Ginebra de 2021, Biden y Vladimir Putin acordaron reanudar un diálogo de estabilidad estratégica sobre armas nucleares. Las conversaciones posteriores se detuvieron tras la acumulación de tropas de Rusia en la frontera de Ucrania, antes de su invasión a gran escala.

“A pesar de la guerra en Ucrania, seguiría siendo de interés para la seguridad de Estados Unidos y de la comunidad internacional mantener límites de sentido común en sus arsenales”, dijo Kimball.

Añadió que si bien un conflicto nuclear era “improbable”, un “derribo accidental de un caza ruso en el espacio aéreo polaco” sería un ejemplo de un escenario que podría “llevar a una ampliación de la guerra”, así como a la participación directa de la OTAN.

“Eso, a su vez, puede escalar fuera de control y, en última instancia, llevar al uso de armas nucleares”.

Guterres en Moscú

Los comentarios de Lavrov se producen mientras el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, tiene previsto reunirse el martes con el presidente ruso, Vladimir Putin, tras el fracaso de los esfuerzos diplomáticos realizados hasta ahora.

Se espera que las conversaciones se centren en la ciudad asediada de Mariupol, donde, a pesar de haber declarado una victoria, las fuerzas rusas no han logrado tomar la planta siderúrgica de Azovstal.

Mientras tanto, el ministro de Asuntos Exteriores ucraniano, Dmytro Kulebo, dijo que los comentarios de Lavrov del lunes eran un intento de Rusia de “asustar al mundo para que no apoye a Ucrania”.