Rusia alerta que Kiev prepara ataques de falsa bandera contra iglesias ucranianas

MOSCÚ.— Las tropas de Kiev finalizan la planificación de actos de montaje crueles con múltiples víctimas que tendrían lugar la noche del 23 al 24 de abril, el Sábado Santo ortodoxo, en varias provincias de ese país, advirtió el Ministerio de Defensa de Rusia.

“Los batallones nacionalistas formaron más de 70 grupos móviles que se desplazarán en furgonetas y coches todoterrenos dotados de lanzagranadas y su misión es atacar las iglesias la noche pascual [del 23 al 24 de abril] para luego acusar a los militares rusos de asesinatos masivos en esa fiesta sagrada para los creyentes”, avisó el coronel general Mijaíl Mízintsev, jefe del Centro para la Gestión de la Defensa, adjunto al Ministerio.

Las provocaciones de las fuerzas de Volodímir Zelenski se llevarían a cabo, con el apoyo de varios países occidentales, en las provincias de Zaporizhzhia, Nikoláevsk, Odesa, Sumi y Járkov.Mízintsev desveló que la operación ucraniana prevé la participación de gran cantidad de periodistas de los medios occidentales que deberán amplificar las “noticias falsas”.

“Las provocaciones que preparan las autoridades ucranianas demuestran su total indiferencia hacia su propio pueblo”, señaló.

En ese sentido, advirtió a Estados Unidos y otros países de su órbita que Rusia dispone de evidencias contundentes de los crímenes que planifica el régimen ucraniano durante la Vigilia Pascual o Misa de Gloria.

Mízintsev instó también a la ONU, la Organización para la Cooperación y la Seguridad en Europa (OSCE), la Cruz Roja Internacional y otros organismos a influenciar a Zelenski para “impedir esas provocaciones inhumanas que violan las normas de la moral y el derecho humanitario internacional”.

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, anunció en la madrugada del 24 de febrero el lanzamiento de una operación militar especial en Ucrania alegando que las Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk, previamente reconocidas por Moscú como Estados soberanos, necesitan ayuda frente al genocidio por parte de Kiev.

Uno de los objetivos fundamentales de esa operación, según Putin, es la desmilitarización y la desnazificación de Ucrania.

Según el ministerio de Defensa ruso, los ataques militares no están dirigidos contra instalaciones civiles, sino que buscan inutilizar la infraestructura bélica.

Ucrania rompió las relaciones diplomáticas con Rusia, impuso la ley marcial en todo el territorio nacional, además del toque de queda en Kiev y otras ciudades, decretó la movilización general e instó a la comunidad internacional a activar “todas las sanciones posibles” contra el líder ruso.

Numerosos países, con excepciones como China, condenaron en términos enérgicos la operación militar de Rusia en Ucrania y activaron varias baterías de sanciones individuales y sectoriales. (Sputnik)