Rusia dice que Ucrania busca escalar conflicto hasta la antesala de III Guerra Mundial

El expresidente ruso Dmitri Medvédev ha advertido de que el proyecto de garantías de seguridad de Ucrania es el “prólogo” de una Tercera Guerra Mundial.

Kiev ha dado luz a un proyecto de ‘garantías de seguridad’, que son esencialmente un prólogo de una Tercera Guerra Mundial”, ratificó el martes Medvédev, vicepresidente del Consejo de Seguridad de Rusia, en su cuenta de Telegram, sobre el texto fue preparado por un grupo, liderado por el jefe de la Oficina Presidencial ucraniana, Andréi Yermak, y el exsecretario general de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) Anders Fogh Rasmussen.

El funcionario ruso hizo esas afirmaciones luego de que la misma jornada el Gobierno ucraniano anunciara “un paquete de recomendaciones” sobre garantías de seguridad con la participación de Occidente, en la que se exige una serie de condiciones para garantizar su seguridad.

Nadie dará garantía a los neonazis

“Por supuesto, nadie dará ninguna garantía a los nazis ucranianos […] Si estos idiotas continúan bombeando al régimen de Kiev sin frenos con los tipos de armas, tarde o temprano la campaña militar pasará a otro nivel”, ha indicado contundente Medvedev.

Medvédev también criticó el paquete propuesto por Kiev igualándolo con aplicar el artículo 5 del Pacto del Atlántico Norte a Ucrania, lo que se refiere a la defensa colectiva como un principio central del tratado fundacional de la OTAN.

A su vez, subrayó que los enemigos de Rusia a quienes se dirige el llamamiento histérico deben comprender que “se trata directamente de la guerra híbrida de la OTAN con Rusia, si Occidente continúa el bombeo desenfrenado de armas peligrosas para el régimen de Kiev, entonces la campaña militar pasará a otro nivel, tarde o temprano”, advirtió.

Desde 2014, Kiev ha estado planeando unirse a la alianza militar occidental, pero, a pesar de que el país ha sido utilizado varias veces para atacar a ciudadanos rusos y desestabilizar el entorno estratégico de Moscú, la OTAN nunca pareció realmente interesada en aprobar dicha membresía. Por las reglas de la alianza no se pueden aceptar estados en conflicto, ya que la OTAN es un pacto de seguridad colectiva que establece que todos los miembros deben cooperar entre sí en caso de guerra en cualquiera de los estados. Dado que Kiev había estado en un conflicto civil durante los últimos ocho años, la membresía sería imposible.

Entonces, ante la imposibilidad de unirse a la alianza, el gobierno de Zelensky estableció un documento de garantías para crear las condiciones para la cooperación entre Kiev y la OTAN.

Moscú afirma que ha apoyado en diversas ocasiones el establecimiento de garantías de seguridad no solo para Ucrania, sino para todos los países europeos e incluso para su propio territorio, con el fin de que nadie pueda fortalecer su seguridad a costas de otros. Sin embargo, se queja de que cansada de no tener respuestas a su pedido de garantías a la OTAN de que no se expandirá hacia el este, Moscú se vio obligada iniciar su operación militar en Ucrania.

Rusia pone de relieve que las garantías para Ucrania no pueden aplicarse a la península de Crimea, una zona que considera por Moscú como territorio propio, y las regiones reconocidas independientes como las repúblicas populares de Donetsk y Lugansk, situadas en el este de Ucrania.

(Agencias)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dos + 11 =