Rusia denuncia que Ucrania usa centros médicos con fines militares

¿Se agravarán las tensiones en Ucrania?

Rusia denunció el uso de las instalaciones médicas con fines militares por parte de las fuerzas nacionalistas ucranianas en la región de Donbás (este de Ucrania).

El jefe del Centro Nacional de la Gestión de Defensa de Rusia, el coronel general Mijaíl Mízintsev, dijo el miércoles que los nacionalistas ucranianos utilizan las instalaciones médicas de las ciudades Ugledar, Bajmut y Konstantinovka, situadas en la región de Donbás, con fines militares.

En concreto, explicó que en Ugledar, los nacionalistas ucranianos han instalado posiciones de tiro y nidos de francotiradores en una clínica dental, mientras los residentes locales no fueron informados al respecto.

Además, indicó que en Bajmut, los nacionalistas ucranianos heridos fueron alojados en un hospital y todos los pacientes civiles, independientemente de su estado, fueron expulsados ​​del centro médico. De igual manera, los nacionalistas desplegaron posiciones de tiro con armas pesadas en un hospital en Konstantinovka, con los residentes de los edificios cercanos cautivos en el sótano del hospital.

“Volvemos a llamar a la ONU [la Organización de las Naciones Unidas], la OMS [la Organización Mundial de la Salud], el CICR [el Comité Internacional de la Cruz Roja] y otras organizaciones internacionales a influir en Kiev y tomar medidas efectivas para impedir que las formaciones armadas de Ucrania utilicen instalaciones de infraestructura médica con fines militares”, señaló Mízintsev.

El funcionario ruso criticó la falta de atención prestada a los hechos como este por parte de la comunidad internacional, indicando además que las Fuerzas Armadas de Ucrania han ocupado el tejado del edificio de la Sociedad ucraniana de la Cruz Roja en la ciudad de Odesa colocando allí sistemas transportables de misiles.

Moscú inició el pasado 24 de febrero su “operación militar especial” en Ucrania. Las autoridades rusas han dejado claro en reiteradas ocasiones que su operación no implica ninguna amenaza para la población civil de Ucrania.