China y Rusia avanzan hacia el reconocimiento del gobierno talibán en Afganistán

Rusia ha dado un primer paso geoestratégico impactante al reconocer al Emirato Islámico de Afganistán y su gobierno, a través del anuncio de la participación de su embajador en la ceremonia de su “toma de juramento” que, como desafío a Washington, será celebrada el 11 de septiembre, 20º aniversario de los atentados de 2001.

Obviamente, este anuncio acaba de coronar tres semanas de juego sutil que requiere que Moscú sea reacio oficialmente a tratar con los talibanes mientras hace todo lo posible para normalizar los lazos. El segundo choque geoestratégico llegó desde China que anunció un fondo de 31 millones de dólares para ayudar al nuevo gobierno de los talibanes mientras los felicitaba en silencio por haber elegido un gobierno, lo que significaba poner fin a “tres semanas de caos”.

En realidad, nadie creía que los comandos pakistaníes, sus drones y sus aviones hubieran intervenido para poner fin al intento de provocar una guerra civil en Panchir sin la luz verde previa de China. Hua Chunyin, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, dijo que la decisión sobre la ayuda económica fue anunciada en la primera reunión de ministros de Relaciones Exteriores de los Países Vecinos de Afganistán y sería “para un uso de emergencia del pueblo afgano”. Y eso no es todo: el ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, también anunció que China donará 3 millones de dosis de vacuna contra la COVID-19 a Afganistán, según la agencia de noticias estatal china Xinhua. La fecha de entrega de la vacuna no está clara.

Al hablar en la reunión de los ministros de Relaciones Exteriores de los Países Vecinos de Afganistán a través de un enlace de vídeo, Wang también dijo que EEUU y sus aliados tienen una obligación mayor que cualquier otro país de brindar ayuda económica y humanitaria al pueblo afgano. Wang dijo que EEUU debería “asumir sus responsabilidades” ayudando a “asegurar el desarrollo y la estabilidad” del país, mientras “respeta la soberanía e independencia de Afganistán”, informó Xinhua.

Wang pidió a los talibanes que luchen contra el terrorismo y unan a los grupos étnicos del país. Dijo que los vecinos regionales de Afganistán, que incluyen a China, Pakistán, Irán, Tayikistán, Turkmenistán y Uzbekistán, deberían coordinarse y cooperar con los talibanes para “construir una estructura política amplia e inclusiva y aplicar políticas nacionales y exteriores moderadas y cautelosas”.

Por el lado ruso, la presidenta del Consejo de la Federación Rusa (cámara alta del Parlamento) Valentina Matviyenko estimó que Rusia estaría representada en la inauguración del nuevo gobierno afgano a nivel de embajada. “Creo que la representación será a nivel de embajador u otros miembros del cuerpo diplomático, no más alto que eso”, dijo Matviyenko a los medios confirmando muy sutilmente que Rusia reconoce al Emirato Islámico de Afganistán. El martes, los talibanes invitaron a Rusia, China, Qatar, Irán, Pakistán y Turquía a asistir a la ceremonia de inauguración.

Hace tres semanas, el líder iraní dijo durante un discurso: “Los gobiernos se están sucediendo en Afganistán, pero lo que queda es el pueblo e Irán estará como siempre junto al pueblo afgano”. En ese momento, los observadores creían que eso era un reconocimiento implícito de Irán de un gobierno talibán. Aún así, el jefe de la diplomacia iraní pidió el jueves a los talibanes un diálogo inclusivo de todos los componentes de la sociedad afgana y dijo que una gobernanza estable requiere que todos ellos estén representados en el gobierno.

El canciller iraní, Hossein Amir-Abdollahian, quien asistió a la reunión de cancilleres de los países vecinos de Afganistán, dijo que, durante esta reunión virtual, se centró en la seguridad, la estabilidad y el desarrollo de este país y a la necesidad de la formación de un gobierno inclusivo. Añadió que el gobierno inclusivo de Afganistán debería reflejar la diversidad de la sociedad afgana y pidió centrarse en el diálogo en lugar de la violencia. También mostró su rechazo a una injerencia extranjera en Afganistán. “Irán apoya el diálogo y los acuerdos entre afganos”, dijo.

La reunión virtual reunió a los cancilleres de los seis vecinos de Afganistán, es decir Irán, Pakistán, China, Tayikistán, Turkmenistán y Uzbekistán, que forman un eje del Este que ahora ha sustituido a los estadounidenses y la OTAN en la región. Por cierto, mientras Irán ya está planeando invertir en la economía afgana, China ve a Afganistán como un eslabón de su Nueva Ruta de la Seda y Rusia consolida su influencia allí, el jefe de la CIA, William Burns, fue corriendo a ver al jefe de la Inteligencia pakistaní para pedirle ayuda en el proceso de evacuación de los últimos estadounidenses de Afganistán.

Fuente: Press TV

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

5 × uno =