China advierte a EEUU que su lucha contra 1.400 millones de chinos no terminará bien

PEKÍN.— La lucha de Estados Unidos contra más de 1.400 millones de chinos no acabará bien, advirtió el ministro de Exteriores de China, Wang Yi, en una entrevista conjunta con los medios publicada por la Cancillería.

“Pelosi visitó Taiwán, China, armó una provocación política y generó tensiones en el estrecho de Taiwán (…) El incumplimiento de sus compromisos y la provocación deliberada sobre la cuestión de Taiwán sólo pueden socavar aún más la credibilidad de EEUU. La lucha contra más de 1.400 millones de chinos no acabará bien de ninguna manera”, dijo.

También señaló que la respuesta de Pekín a la visita de un político estadounidense de tan alto nivel a Taiwán es justificada, racional, necesaria y apropiada.

“No es China la que está cambiando el statu quo en el estrecho de Taiwán, sino EEUU, que intenta controlar a China a través de Taiwán, así como las autoridades de la isla, que se entregan a sueños irrealizables y que cuentan con Estados Unidos en busca de la independencia”, enfatizó Wang Yi.

Según el diplomático, las contramedidas del país asiático tienen como objetivo precisamente mantener la paz en el estrecho de Taiwán y la estabilidad regional. También insistió en que el principio de no injerencia en los asuntos internos es la “regla de oro” de las relaciones interestatales.

“Las medidas emprendidas por China también defienden las normas básicas de las relaciones internacionales y protegen la justicia y la imparcialidad internacionales”, destacó Wang Yi.

La situación en torno a Taiwán se agravó tras la reciente visita de la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, pese a las protestas de China.

La Casa Blanca se distanció del controvertido viaje de Pelosi a la isla rebelde, alegando que la política toma sus propias decisiones.

El Ejército Popular de Liberación (EPL) de China, en respuesta a su visita, organizó maniobras a gran escala utilizando misiles, aviones y buques de guerra.

Los ejercicios comenzaron el 4 de agosto en seis áreas alrededor de la isla, y se suponía que terminarían el 7 de agosto, pero fueron prolongados.

Tan solo el 10 de agosto el Comando del Teatro Oriental del EPL anunció haber complementado con éxito las tareas asignadas como parte de las actividades militares cerca de Taiwán.

Los vínculos entre Pekín y Taipéi se rompieron en 1949 después de que las fuerzas del partido nacionalista Kuomintang, encabezado por Chiang Kai-shek, sufrieran una derrota en la guerra civil contra el Partido Comunista de China y se trasladaran a Taiwán.

Las relaciones entre Taiwán y la China continental se restablecieron solo a nivel empresarial e informal a fines de la década de 1980. La política fundamental del Gobierno chino respecto a Taiwán es la reunificación pacífica bajo el principio de “un país dos sistemas”.