¿Marca el inicio del mundo multipolar una guerra comercial entre EEUU y Europa?

El riesgo de un choque comercial entre Washington y sus aliados por la Ley de Reducción de la Inflación es real y refleja el aumento de la multipolaridad, que hizo a Europa más independiente de EEUU, afirmó a Sputnik Williams Gonсalves, profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad Estatal de Río de Janeiro (UERJ).

Washington aprobó la Ley de Reducción de la Inflación, según la cual, el país reducirá los impuestos y ofrecerá incentivos energéticos a las empresas que se abran allí. Esta medida causó muchas críticas, en el centro de las cuales está el hecho de que la Ley tiene un sesgo proteccionista capaz de perjudicar a las economías europeas. Los políticos europeos temen que esto genere una estampida de empresas, especialmente fabricantes de automóviles, que emigrarían de Europa a EEUU.

El aumento de la tensión se hace aún más crítico por el hecho de que Europa respaldara a EEUU en su política de sanciones contra Rusia, decisión que desencadenó una crisis energética y de inflación y afectó mucho más gravemente a las economías europeas. Con esto, la Ley aprobada por la Administración Biden agravó la situación, y muchos analistas hablan ya de la posibilidad de una guerra comercial entre EEUU y Europa.

En una entrevista con Sputnik el profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad Estatal de Rio de Janeiro (UERJ), Williams Gonсalves, destacó que el riesgo de tal guerra comercial es real, y señaló que la raíz del impasse es el auge de la multipolaridad en el sistema internacional.

“Es muy probable que se produzca [la guerra comercial]. La estructura del sistema internacional ha cambiado mucho en los últimos años, la irrupción de China como gran potencia económica, como vanguardia tecnológica y la inmanencia de China en relación con sus vecinos de Asia-Pacífico es una de las cosas que cambió la estructura del sistema internacional. Ya no tenemos un sistema unipolar”, declaró.

También subrayó que, finalizada la posguerra fría, comenzó “una nueva etapa de evolución del sistema internacional“, que trajo consigo una competencia no deseada para EEUU.

“Ahora, a EEUU le cuesta mucho aceptar esta idea de ser una gran potencia entre otras grandes potencias. Esa posición que adquirió tras la Segunda Guerra Mundial, ya la perdió y los estadounidenses no lo aceptan, no quieren aceptarlo. Y harán todo lo posible por recuperar esa posición”, enfatizó el analista.

Según Gonсalves, esta búsqueda de Washington por recuperar el protagonismo perdido “llevó a una relación muy tensa con China, en ciertos momentos, y con Rusia“.

En cuanto a Europa, el experto declaró que no existe una pugna militar con EEUU, sino tensión ante la pérdida de influencia.

“Hay una cuestión económica importante, porque los norteamericanos ya no ejercen, ni pueden ejercer, el dominio económico que durante mucho tiempo ejercieron sobre Europa. Europa tiene hoy la alternativa, que es China. El proyecto chino de la Nueva Ruta de la Seda incluye a los europeos. Y a los europeos les parece interesante, de modo que la armonía que existía entre EEUU y Europa tiende a perderse, a superarse.

Goncalves afirmó no tener ninguna duda de que la Ley de Reducción de la Inflación estadounidense es una medida proteccionista, que “significa un desajuste entre el discurso liberal de defensa del libre comercio y la práctica estadounidense”.

“Esto tampoco es nuevo, este ha sido siempre el comportamiento de EEUU. Al mismo tiempo que por fuera defienden el libre comercio, por dentro practican el proteccionismo”, indicó.

Además, agregó que “el proteccionismo estadounidense afectará a las relaciones económicas, comerciales y de inversión con sus socios” y que EEUU atraviesa actualmente una grave crisis, provocada por la “desequilibrada estructura de distribución de la renta”.

“Hay un empobrecimiento muy fuerte de una parte importante de la población, las circunstancias internacionales no favorecen a EEUU. Esto [el proteccionismo] forma parte de la reacción estadounidense. Los dirigentes estadounidenses se enfrentan al reto de recomponer la economía, reequilibrar la sociedad estadounidense y, al mismo tiempo, recuperar la hegemonía, lo cual es muy difícil, pero naturalmente lucharán por conseguirlo”, explicó.

La actitud de Washington hacia sus aliados

Goncalves resaltó que “EEUU siempre ha priorizado sus intereses“, y que la diferencia es que antes “los aliados no tenían alternativas”.

“Eso era algo muy evidente, incuestionable, mientras existiera la Guerra Fría. La posición de EEUU y la ampliación de sus intereses, confundiéndose con los intereses de todos los aliados fue una tónica, todos se sometieron a la estrategia de EEUU. Esto sufrió algunos cambios con el final de la Guerra Fría, con la disolución del bloque soviético y de la propia Unión Soviética. Dio cierta autonomía a los aliados, y esa autonomía, esa flexibilidad política, aumentó aún más con el ascenso de China. Por lo tanto, los intereses de EEUU ya no pueden confundirse automáticamente, sistemáticamente, con los intereses de todo el mundo“, observó.

En su opinión, esta nueva estructura multipolar del sistema internacional “permite a cada uno velar más por sus intereses, y no someterse a un programa más amplio que teóricamente salvaría a todos, daría protección a todos”.

Destacando que en un sistema internacional multipolar, los principales actores definen sus objetivos nacionales y tratan de actuar en pos de ellos, el experto anotó la complejidad de las relaciones económicas internacionales.

“Al tener alternativas, uno puede negociar mejor sus intereses nacionales. Por eso, cuando los europeos reaccionan hoy con cierta indignación ante las medidas proteccionistas de Estados Unidos, lo hacen porque saben que hay alternativas, que ya no dependen única y exclusivamente de Estados Unidos. Y también hay lugar para las represalias. Si EEUU adopta políticas proteccionistas, ¿por qué no pueden adoptarlas también los europeos?”, preguntó.

En conclusión, Goncalves añadió que el escenario actual también “muestra un declive relativo de EEUU, que ya no puede tomar medidas altruistas porque tiene que ocuparse de su propia supervivencia”.

En sus palabras, si los norteamericanos quieren seguir siendo una potencia relevante, “tienen que ajustar su propia economía, su propia sociedad”. Al mismo tiempo Goncalves mencionó que la democracia estadounidense “tampoco es ya la misma”.

“La democracia estadounidense no está amenazada desde el exterior. No es ninguna invasión, son los propios estadounidenses los que hoy lanzan desafíos, como hizo [el expresidente de EEUU] Donald Trump y siguen haciendo sus seguidores. Así que la crisis estadounidense es una crisis real. A EEUU no le queda más remedio que hacer todo lo posible por recuperar su posición. Y esto, naturalmente, implica este proteccionismo, este egoísmo y, en consecuencia, en relaciones cada vez más difíciles con los que hasta entonces eran ‘los amigos del alma'”, concluyó. (Sputnik)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

siete + 6 =