Europa en riesgo de desindustrializarse y sufrir gran malestar social por la crisis energética

La crisis energética en Europa podría derivar en una desindustrialización del continente y lo pone en riesgo de un malestar social, por lo cual sus dirigentes deben tomar medidas rápidas para evitar una catástrofe.

Al margen de la reunión que sostienen este 9 de septiembre los ministros de Economía la Unión Europa, en Bruselas, para encontrar una solución a la suspensión de gas ruso y evitar apagones, aumentan las voces que advierten que se deben tomar acciones de inmediato pues la crisis energética será insostenible en un par de meses.

 Países como Alemania son ejemplo de naciones que ven como sus empresas cierran o reducen su producción como una forma de lidiar con el impacto del aumento tarifario de gas.

El ministro de Industria de la República Checa, Jozef Sikela, afirmó durante la reunión que “no hay tiempo que perder” para alcanzar un acuerdo entre los 27 países miembros de la UE.

Por su parte, Marco Mensink, director general de Cefic, la asociación de industrias químicas europea, advirtió que no son tiempos para debates sobre el mercado energético.

“No es el momento para tener debates importantes sobre los mercados energéticos. Necesitamos soluciones ahora mismo. La situación es muy alarmante, se trata del futuro de la industria en Europa. Las compañías están bajando su producción mientras hablamos, y con estos precios, no reabrirán”, declaró Mensink.

El primer ministro belga, Alexander De Croo, respaldó la urgencia de que la UE logre un acuerdo que ayude a paliar la crisis energética, algo que no puede demorar dos meses (el tiempo con el que se suelen discutir los acuerdos entre los países miembros).

Pocas semanas así y la economía europea irá a un cierre total. Recuperarse de eso será mucho más complicado que intervenir hoy en los mercados del gas. El riesgo de eso es una desindustrialización y un profundo malestar social”, advirtió De Croo, en entrevista para la agencia ‘Bloomberg’.

Aunque ya hay algunos borradores sobre posibles acuerdos energéticos, se espera que se muestra una propuesta más concreta cuando la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, presente su informe anual ante el Parlamento Europeo el próximo 14 de septiembre, en Francia.

Sin embargo, ningún plan podría ser aprobado sin el aval de los líderes europeos, quienes tienen planeado reunirse en dos ocasiones en octubre, primero en Praga y después en Bruselas, el 20 y el 21 de octubre.

A esto hay que añadir que, aun sin un primer borrador, ya hay desacuerdo entre los países miembros. El ministro de Economía de Alemania, Robert Habeck, denunció que Bélgica, Luxemburgo, Países Bajos y Polonia se han negado a entablar “negociaciones constructivas” para tener acuerdos de gas más solidarios.

“No creo que tengamos espacio para decir otra vez ‘ok, ponemos algo en el texto y luego nos reunimos en dos meses’. En dos meses, con estos precios, me temo que será muy tarde“, declaró De Croo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

uno + 18 =