Canadá da un golpe a China en la lucha por el litio

El Gobierno de Canadá informó a tres empresas chinas que deben retirarse de los proyectos mineros desarrollados por las compañías canadienses que se dedican a la exploración de litio. A su vez, Pekín calificó esta decisión como “presión sin motivo” y pidió garantías de condiciones justas para todos los actores en el mercado.

El ministro de Innovación canadiense, François-Philippe Champagne, consideró la participación de empresarios chinos en los proyectos mineros en Canadá como amenaza de la seguridad nacional a las cadenas de suministro de minerales críticos, dentro y fuera del país.

En particular, Sinomine (Hong Kong) Rare Metals Resources, Chengze Lithium International y Zangge Mining Investment son las empresas chinas que invertían al sector minero en el país norteamericano. En la actualidad, ellos se ven obligados a suspender su participación en las compañías canadienses Power Metals, Lithium Chile y Ultra Lithium. Las dos últimas desarrollan proyectos de litio en Chile y Argentina, mientras que la primera se dedica a la exploración de litio, cesio y tántalo en el norte de Ontario.

Según el ministro, Canadá sigue apoyando las inversiones extranjeras, sin embargo, el Gobierno tomó la decisión de cerrar paso al capital chino de dichas empresas tras una “investigación exhaustiva” por parte de los servicios de seguridad nacional de este país.

Por su parte, el Ministerio de Exteriores de China llamó a Canadá a dejar esta política de “presión inmotivada” hacia las empresas del gigante asiático. El portavoz de la Cancillería, Zhao Lijian, instó a Ottawa a que dé garantías sobre “unas condiciones justas, equitativas y no discriminatorias” para las compañías chinas en el mercado. El diplomático considera que esta medida tomada por Canadá es nociva para la cooperación entre los dos países y contradice a las reglas internacionales de economía y comercio.

El litio es un objeto de disputa para los actores en el sector de la energía, ya que es un elemento imprescindible para la producción tanto de las baterías de autos eléctricos como las baterías de dispositivos electrónicos e inteligentes, sobre todo, teléfonos celulares, equipos de cómputo y paneles solares.

De ahí que las batallas entre grandes empresas por el litio formen parte de juegos políticos. En agosto, tras la visita de Nancy Pelosi a la isla de Taiwán, la empresa China CATL decidió posponer la construcción de una planta de baterías para coches eléctricos en EEUU. El capital chino para este proyecto se estimaba en 5.000 millones de dólares. CATL es el mayor fabricante de baterías para vehículos eléctricos, con más de un tercio de ese mercado.

En cuanto a las tensiones entre China y Canadá sobre este asunto, en junio, trascendió que el productor chino de litio y potasio Zangge Mining planeaba adquirir una participación del 65% de la empresa minera canadiense Ultra Lithium, que tiene los derechos para desarrollar la mina de sal de Laguna Verde y otros proyectos de oro, cobre y litio en Argentina.

Asimismo, estiman que más del 67% de las reservas mundiales de litio se encuentran en América Latina. Bolivia, Chile, Argentina, México y Perú son objetos de interés para los inversores extranjeros.

(Sputnik)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × tres =