Bloomberg: la UE está desarrollando medidas urgentes en caso de interrupción total del gas ruso

Arabia Saudita pide a miembros de la OPEP que cumplan recortes a la producción de crudo

La Unión Europea está preparando un documento que propone medidas urgentes en caso de una interrupción repentina y completa del suministro de gas desde Rusia, informa Bloomberg. Según la publicación, la lista de soluciones propuestas incluye el cambio de combustible, el fomento de la reducción del consumo de gas por parte de las empresas industriales y la limitación del uso de sistemas de calefacción y refrigeración.

La Unión Europea está desarrollando una serie de medidas económicas urgentes, incluida la reducción del uso de sistemas de calefacción y refrigeración para mitigar las consecuencias de un posible corte en el suministro de gas ruso, informa Bloomberg. Del documento, que ha revisado Bloomberg News, se deduce que la Comisión Europea teme seriamente un cese abrupto del suministro de combustible por parte de Moscú de forma unilateral. “La acción inmediata podría reducir en un tercio el impacto de una interrupción repentina del suministro ”, dice el documento de la UE, cuya adopción está prevista para el 20 de julio.

Como señala el periódico, el mayor desafío de la UE este invierno será garantizar un suministro de gas suficiente para satisfacer la demanda máxima de calefacción y electricidad. Estas reservas también permiten el movimiento de gas a través de las fronteras dentro de la UE para garantizar que todos los países miembros estén adecuadamente abastecidos.

Según el documento, las simulaciones realizadas por los operadores del sistema gasista de la UE muestran que, en caso de un corte total del suministro a partir de julio, las existencias de combustible podrían situarse entre el 65 % y el 71 % a principios de noviembre, muy por debajo del objetivo del 80 %. Dicho esto, si la interrupción del suministro se hubiera producido en una etapa posterior, en octubre o en los meses siguientes, probablemente el desabastecimiento hubiera sido menor, pero también se hubiera dejado menos tiempo para corregir la situación.

“La situación del gas en la UE está en un nivel crítico” , dice el documento de la comisión. Las autoridades europeas piden ahorros incluso para los usuarios protegidos, como los hogares y los operadores de edificios públicos, pero también para los fabricantes con la capacidad de cambiar el combustible utilizado y la industria eléctrica.

El proyecto de orientación para los Estados miembros también prevé las siguientes acciones: cambio entre los tipos de combustible tanto en la industria como en la energía para el ahorro preventivo de gas; medidas basadas en el mercado, incluidas subastas o sistemas de licitación, en las que los gobiernos fomentan la reducción del consumo de los grandes usuarios, en su mayoría empresas industriales; campañas de información sobre la reducción de los costes de calefacción y refrigeración, así como restricciones obligatorias durante la escalada de la crisis.