Stanley Johnson le da un respiro a los Lakers ante los Utah Jazz

Los Lakers, más fuertes, buscan revalidar el título y los Clippers, hacer lo suyo

(EFE) Los Ángeles .- Unos Lakers en caída libre y con tres derrotas seguidas encontraron este lunes a su héroe inesperado en Stanley Johnson, que, con 10 puntos en el último cuarto y un esfuerzo impresionante en cada acción, condujo a los angelinos a una muy necesaria victoria ante los Utah Jazz (101-95).

LeBron James fue el máximo anotador de los Lakers (25 puntos, 7 rebotes y 7 asistencias), pero esta vez los titulares se los llevó un magnífico y sorprendente Johnson (15 puntos con 7 de 9 en tiros, 5 rebotes, 3 asistencias y un +18 en el rating +/-).

Johnson fue el protagonista absoluto de un último parcial (27-19) en el que los Lakers remontaron tras haber naufragado en el penúltimo (20-32).

Russell Westbrook tuvo una noche con más luces que sombras: consiguió 15 puntos (5 de 14 en tiros) y 8 rebotes, hizo un descomunal mate sobre Rudy Gobert y metió la canasta con adicional decisiva para rematar el triunfo.

Esta victoria trae algo de paz a unos Lakers muy decepcionantes a lo largo de esta temporada, tanto que Magic Johnson criticó el pasado fin de semana a la franquicia de sus amores y LeBron pidió perdón a los fans por la marcha del equipo.

En los Jazz, que solo anotaron el 36,9 % de sus tiros de campo, los más destacados fueron Rudy Gobert (19 puntos y 16 rebotes) y Mike Conley (20 puntos y 4 asistencias).

ACTITUD RENOVADA

Tras la debacle del sábado frente a los Denver Nuggets (133-96), lo más urgente e imprescindible era un cambio de actitud y en eso cumplieron los Lakers desde el principio.

Mucho más concentrados y dispuestos a dejarse la piel en defensa, los angelinos firmaron un comienzo muy digno y solo manchado por los dos triples de Royce O’Neale para los Jazz (13-14 con 6.41 en el reloj).

La ausencia de Carmelo Anthony por lesión ha abierto un preocupante agujero en la segunda unidad de los Lakers, pero Malik Monk con una elegante penetración y Stanley Johnson, con un triple, dieron un paso al frente desde el banquillo (20-19 con 2.46 por jugarse).